Archivos del blog

domingo, 3 de agosto de 2014

Cura sanrafaelino: "Me quedo en Gaza pase lo que pase"

 

 

Así le respondió el cura mendocino Jorge Hernández al papa Francisco cuando este lo autorizó a dejar la Franja de Gaza. Tres bombas cayeron frente a su iglesia. Allí viven 29 niños discapacitados y 10 ancianos.

Por Rosana Villegas
villegas.rosana@diariouno.net.ar

“El papa Francisco habló con él y le dijo que la Iglesia no le reprocharía absolutamente nada si decidía dejar Gaza, pero él le respondió con toda humildad que siente que ese es su rebaño y no piensa abandonarlo y que se queda pese a todo”. Con el orgullo atravesando sus palabras, así define Silvina Hernández la decisión que tomó su hermano Jorge, el sacerdote católico mendocino que está al frente de la única capilla de esta religión en la Franja de Gaza, en la que se alojan 29 niños discapacitados y unos 10 ancianos. Frente al predio donde funcionan la capilla y un colegio, cayeron tres misiles el 16 de julio, pero ese ataque no desanimó al sacerdote sanrafaelino de 38 años, que permanece firme junto a su comunidad. La presidenta Cristina Fernández responsabilizó a Israel por lo que pudiera pasarle al cura.

Jorge Hernández era religioso del Instituto del Verbo Encarnado de San Rafael y se ordenó como sacerdote en 2002. Su necesidad por conocer más de su Iglesia lo llevó a Italia, donde se recibió de Licenciado en Teología y a donde le llegó la novedad de que había un lugar vacante en una iglesia de Egipto, viaje que no dudó e inmediatamente se dispuso a estudiar árabe y poco después ya celebraba misas.

Estando en el Medio Oriente, en 2009 las autoridades de la Iglesia le propusieron remplazar al anciano sacerdote que tenía a su cargo la parroquia de la Sagrada Familia, ubicada en Gaza, y en tampoco titubeó para aceptar. Desde entonces, está al frente de ese pequeño templo católica, donde se albergan varios niños que quedaron solos luego de que los bombardeos israelíes arrasaran con sus familias palestinas.

“Desde que comenzó esta guerra nosotros no podemos comunicarnos con él, tenemos que esperar a que él pueda llamarnos porque temen que puedan interceptar las llamadas o piensen que es espía de guerra. El miércoles nos llamó para decirnos que están bien él y los niños, pero que le preocupa la falta de agua y alimentos, porque justamente por los bombardeos, no salen del predio de la capilla y el colegio. Por ahora, se mantienen con los tres containers de alimentos y ropa que les envió el Papa y sé que la Presidenta también lo llamó y se puso a su disposición”, contó Silvina, hermana del sacerdote.

Al parecer, tras interiorizarse de la situación de la comunidad que lidera el padre Hernández, la mandataria solicitó a la Cancillería argentina enviar una nota oficial advirtiendo al gobierno israelí de que lo hace responsable “de la integridad física del ciudadano argentino y de las personas asistidas por el sacerdote en su misión religiosa y humanitaria”, según ella misma publicó en su cuenta en Twitter. Anoche, en su discurso por cadena nacional, la jefa de Estado aludió a la situación del cura mendocino en Gaza y anunció que enviaría alimentos para él y su comunidad.

Diario UNO también intentó comunicarse vía telefónica y por mail con el sacerdote mendocino, pero esa comunicación también fue infructuosa. Su superior, el padre Marcelo Gallardo, sí pudo responder un mail y confirmó que Hernández está bien de salud, pero que le es imposible responder los correos electrónicos “porque tiene apenas un par de horas diarias de electricidad con los generadores, en las que aprovecha para cargar los celulares y usarlos para los casos de emergencia”, precisó.

Fuente: Uno Mendoza

No hay comentarios.:

Publicar un comentario