Archivos del blog

martes, 10 de junio de 2014

Misa tradicional en el Seminario más poblado del mundo

 

10354779_779492525417788_1535363655330307093_n

 

Un amable lector nos hace llegar una minicrónica sobre la celebración de la misa tradicional en el Seminario mejicano de Guadalajara en el corazón cristero de la que hoy es la nación más católica del mundo. Lo había sido España durante muchos siglos y es un motivo de orgullo que el relevo lo haya tomado la que en su día se llamó Nueva España. Guadalajara, archidiócesis cardenalicia, tuvo una sucesión de excelentes pastores que han sabido mantener viva la fe de aquellos hijos, nietos y bisnietos de los héroees y mártires cristeros. Que indudablemente fueron lo uno y lo otro y algunos de ellos están ya en los altares.

Tengo memoria de sus tres últimos cardenales, monseñor Salazar, monseñor Posadas, asesinado, monseñor Sandoval y monseñor Robles Ortega, actual pastor de la archidiócesis. Excelentes todos. Dichosas las diócesis que tienen una sucesión de buenos obispos porque la cosecha es espléndida. Y en ellas se puede vivir, sin problema alguno, la simultaneidad de ambos modos del rito latino. Trescientos seminaristas han asistido a una misa por el modo extraordinario en el lugar donde se están preparando al sacerdocio. Creo que es muestra de un interés más que notable. Sin hacer de la Santa Misa, de la renovación incruenta del sacrificio de nuestro Salvador, un arma con la que agredirnos los católicos. La mayor muestra de amor que Cristo nos ha dejado, haciéndose presente entre nosotros hasta la consumación de los siglos, no podemos convertirla, por unos o por otros, en signo de división. No hay una misa buena y una msa mala. Todas son santísimas. Infinitamente santas. Y ambos modos de celebrarla el camino de nuestra propia santificación.

Os dejo el testimonio que un muy querido amigo me ha hecho llegar. Iba a decir que Dios quiera que ese ejemplo cunda en todo el mundo. Y me habría expresado muy mal. Porque Dios lo quiere. En Guadalajara se ha celebrado la misa de los cristeros. No conocieron otra. De ella recibieron la gracia de ser católicos. Pero no simplemente católicos como nosotros. Héroes, mártires y santos.

Ésta es el relato que me hace llegar el amigo que he mencionado:

"Introibo ad altare Dei, Ad Deum qui laetificat juventutem meam (Me acercaré al altar de Dios, Al Dios que alegra mi juventud) Estas palabras se volvieron a pronunciar por primera vez en mas de 40 años en la capilla del seminario de San Jose en Guadalajara Jalisco Mexico el pasado lunes 2 de Junio.  
El santo sacrificio del altar en su forma extraordinaria (misa tradicional en latin) fue celebrada en el Seminario Diocesano Mayor de Guadalajara por el Rev. Padre Jonathan Romanoski FSSP ante la presencia de mas 300 seminaristas los cuales vivieron (muchos por primera vez) la belleza y riqueza de la liturgia "usus antiquior" de acuerdo al motu propio Summorum Pontificum del papa Benedicto XVI. 
El padre Romanoski (Romo) dió una introducción a la forma extraordinaria antes de comenzar la misa explicando algunas de sus características mas importantes. La misa comenzó a las 7:15 am siendo la propia Escolanía Gregoriana del seminario dirigida por el Mtro. Jose Ma. Lopez la encargada de cantar los propios y ordinario de la misa en gregoriano.  
Especial mención y agradecimiento a los seminaristas que solicitaron la autorización para la misa, a las autoridades del seminario por autorizarlas y al Mtro. Jose José María López Ventura, director de la Schola Cantorum del seminario, el cual fue parte esencial para que se realizara la Santa Misa en su forma extraordinaria por primera vez en el seminario. 
No podemos dejar de destacar la importancia de esta primera misa en el seminario diocesano de Guadalajara ya que es por mucho es el seminario diocesano mas grande de todo el mundo (alrededor de 1,200 seminaristas entre el seminario mayor y menor) por lo que estamos seguros de la enorme trascendencia que en sus seminaristas tendrá el conocer (muchos por primera vez) y participar de la forma extraordinaria seguramente influirá positivamente en aumentar su amor por la eucaristía y ayudará quitar algunos prejuicios que tristemente siguen existiendo en contra de la Santa Misa Tradicional. Nuestra humilde petición a Nuestro Señor es que mueva el corazón de estos futuros sacerdotes para que se interesen en aprender a celebrar en este usus antiquor del rito romano.  
Esperemos que en el futuro próximo se pueda volver a celebrar la forma extraordinaria en el seminario y que los futuros sacerdotes de la arquidiócesis se interesen en aprender a celebrarla.

Fuente: http://gaceta.es/cigona/misa-tradicional-seminario-poblado-mundo-10062014-0810

No hay comentarios.:

Publicar un comentario