Archivos del blog

lunes, 23 de junio de 2014

CELAM: Teología de la Liberación ya está muerta

 

 

Federico Müggenburg, 23 Junio 2014

En sólo dos años cambió radicalmente la postura de la CELAM, ya que (cito textualmente de aciprensa.com con la debida autorización): “En una rueda de prensa tras almorzar con el Papa Francisco en el Vaticano, el Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Arzobispo Carlos Aguiar Retes, consideró que la Teología de la Liberación “está muy anciana, si no es que ya está muerta”.

El 27 de mayo la presidencia del CELAM ofreció una conferencia a los periodistas en la sede de la Pontificia Comisión para América Latina de Roma. En este acto, al ser preguntado sobre la Teología de la Liberación en América Latina, Mons Aguiar Retes afirmó que las “figuras relevantes de la Teología de la Liberación son personas ancianas, y la Teología de la Liberación como tal, como la expresión de lo que fue, está muy anciana, si no es que ya está muerta”.

Mons. Retes señaló que “hubo esfuerzos por parte de teólogos de la liberación que trataron de hacer que de alguna manera se pudiera iluminar la teología. Pero esos fueron los años 70 u 80; hoy gracias a Dios, tenemos una reflexión teológica mucho más sapiencial y que no deja de lado la necesaria liberación del hombre integral”.

“Es decir, ya no es por la lucha de clases, con la confrontación entre ricos y pobres, porque como sabemos, para la Iglesia ese no es el camino para una liberación social”, subrayó.

El prelado explicó que el tema de la Teología de la Liberación “había sido planteado con una base sociológica que no cuadraba con la base teológica”, y en consecuencia “allí hubo el punto de quiebre”. En esta línea, el Secretario General del CELAM y el Obispo Auxiliar de Valparaíso (Chile), Mons. Santiago Silva, indicó que la verdadera liberación “es mostrar el rostro misericordioso de Dios Padre, la ternura de Dios entre nosotros, que hace crecer la condición humana, que hace crecer la familia como el seno en donde se educa y crece a la persona; y tener mucho cuidado para poder preparar generaciones, que en el futuro puedan tener esta conciencia, siendo líderes en todos los campos, social, económico y político”.

Mons. Aguiar Retes agregó que esta “es una tarea que hoy el Papa Francisco ha escrito en la Evangelli gaudium”. Los obispos del CELAM también anunciaron que el mes de agosto un congreso en Panamá, dedicado a la preparación de la III Asamblea General del Sínodo de los Obispos, prevista en el Vaticano del 5 al 9 de octubre de 2014 sobre el tema “Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización”. Con el objeto de profundizar en los principales problemas que atañen a las familias, se espera que en Panamá participen los obispos y operadores pastorales de las 22 Conferencias Episcopales de América Latina.

Por otro lado, (cito fragmentos de Meridiano 45, con la debida autorización de dicha agencia) el mensaje de los teólogos de Amerindia, asesorados por Gustavo Gutiérrez O.P., antecedido por la lectura de la Memoria del Evento, intitulado “Dios nos ha visitado en estos días”, escrito en “clave teológica” por la Comisión Permanente de Síntesis.

El Congreso reunió del 7 al 11 de octubre a 733 teólogos, la mayor parte del Cono Sur (553), los principales exponentes de la teología de la liberación, a la vez, expositores y participantes. Quince obispos católicos, casi todos brasileños, un chileno y un mexicano y tres pastores anglicanos estuvieron presentes.

El motivo explícito del evento fue, según uno de los organizadores (el sacerdote Agenor Brighenti S.J., presidente do Instituto Nacional de Pastoral de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil) […] pretende monopolizar a los teólogos de la región para iniciar una nueva etapa de la teología de la liberación como interpretación latinoamericana del Concilio Vaticano II.

Otro objetivo buscado, según la actual coordinadora continental de Amerindia, la mexicana Socorro Martínez Maqueo RSCJ, fue conseguir generar un vínculo entre la más nueva generación de teólogos y los fundadores para garantizar la pervivencia de la “perspectiva liberadora”. A su juicio este propósito se cumplió plenamente y el Mensaje Final es un símbolo de ello, En el texto puede leerse: “Ante todo queremos comunicar que hemos salido fortalecidos en nuestra esperanza […] hemos reafirmado nuestra convicción de que el camino que emprendimos en Medellín, ha de seguir siendo en este tiempo […] hemos confirmado que la Teología de la Liberación está viva y continúa inspirando las búsquedas y los compromisos de las nuevas generaciones de teólogos.

“Pero a veces es brasa que se esconde bajo las cenizas. En ese sentido este congreso se ha convertido en un soplo que se ha reencendido, el fuego de esta teología que quiere seguir siendo fuego que enciende otros fuegos en la Iglesia y en la sociedad. “[…] Confiamos que este congreso marque el comienzo de una etapa nueva. Para eso se ha organizado. Algo nuevo está brotando […] el reto más importante es animar teólogos y teólogas jóvenes que acojan la herencia de los teólogos de la primera generación de la Teología de la Liberación. Frente a estas ideas, convencidos de que para ser fieles al Dios del Jesús histórico (de Joseph Comblin S.J.) y que para sobrevivir es necesario acompañar los caminos de la Historia, en la Memoria de nuestro pequeño credo: […] Reafirmamos nuestra fe en el Dios Madre y Padre de la vida, en Jesús Hermano y Maestro de la humanidad, en  el Espíritu que regala sus dones y sus frutos por doquier… etc. etc., hasta terminar destruyendo la verdadera fe en Dios uno y trino según proclamamos los fieles en el Credo de Nicea.

¿Se trata de dos fes y dos iglesias, de dos teologías y de dos mundos diferentes? Uno tendrá que ser  verdadero y otro falso.

Fuente: Yoinfluyo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario