Archivos del blog

martes, 6 de mayo de 2014

Revelando el Apocalipsis‏

 

 

 

Una de las grandes incógnitas del Apocalipsis se refiere a la identidad de “Babilonia” y de la “gran Prostituta” (Caps. 17 y 18).

Hace unos 500 años Martín Lutero denunció que la sede papal de Roma y todo el sistema religioso católico coincidían con la gran Prostituta.

Varios “signos” señalan a la sede papal: el Apocalipsis habla de “una mujer sentada sobre muchas aguas”, lo cual significa una institución que está sobre muchos pueblos.

Dice que su sede es la ciudad de las siete colinas: Roma.

Pero podemos preguntarnos por qué, luego de 500 años, sólo surgió “la gran Prostituta”, pero no surgió ninguna otra profecía del Apocalipsis…

Babilonia significa “confusión”. Confusión que nos llega desde el fondo de la historia humana, cuando Nimrod y su esposa Semiramis quisieron imponer el culto idolátrico y gnóstico, y como muestra del esplendor de aquella civilización “avanzada”, “culta”, “moderna”, proyectaron levantar un complejo arquitectónico único en su tipo: la “torre de Babel” (o “Babilonia”).

Pero “de Dios nadie se burla” (Gál. 6, 7) y ya sabemos que aquél proyecto terminó como terminarán otros que entusiastamente de abrazan hoy.

Aquellas creencias gnósticas no fueron aniquiladas con la confusión de Babel: fueron transmitidas a lo largo de los milenios y hoy las tenemos en el talmudismo, la brujería, la masonería, la kábbala (recordemos que “kábbala” significa “tradiciones”: aquellas tradiciones a las que se opone la Verdad de la Revelación: ver Marcos 7, 9), etc.: esa es la verdadera Babilonia del Apocalipsis.

Luego de la destrucción de Jerusalén por Vespasiano – Tito, gran cantidad de israelitas se fueron a vivir a Babilonia.

Según la Nueva Enciclopedia de Schaff-Herzog, Volumen 6, página 56, los dos siglos posteriores a la vida terrenal de Jesús, “Babilonia vino a representar vital importancia para los judíos, fue incluso llamada ‘la tierra de Israel’…”

En tiempos de la vida terrena de Cristo, el principal centro de interpretación y educación de los fariseos se encontraba en Babilonia. En esta ciudad había más israelitas que en toda Palestina, la influencia cultural de los sabios de Babilonia se hacía sentir en Jerusalén.

Es por ello que el Templo, centro del culto, estaba corrompido, de allí el continuo enfrentamiento entre Jesús y los escribas y fariseos; es por ello que la alta casta sacerdotal decide matarlo.

Los textos bíblicos acusan a Israel de adulterio y prostitución: es Israel hacia donde señalan los profetas: Isaías 57, 3; Ezequiel 16, 15 y 23, 43; Jeremías 2, 20 y 3,1; Oseas 1, 2, etc.

En fin, los textos bíblicos hablan por sí solos.

Lo que hoy debemos observar es cómo se va posicionando la Kábbala y la Masonería en los grandes centros de poder. Allí tenemos la “mujer que se sienta sobre muchas aguas”.

Respecto a la ciudad de las 7 colinas, resta ver si en próximos años Roma se convierte en la sede de alguna institución mundial: hoy por hoy ya existe el “Club de Roma”.

Volveremos sobre este interesante punto, usted preocúpese por creer solo en Jesucristo de acuerdo a las enseñanzas que nos dejaron sus Apóstoles, liberesé de amuletos, adivinos, horóscopos y cualquier otra creencia que le haga perder la Salvación que ganó para usted el Señor Jesús. Dios le bendiga.

Padre Alejandro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario