Archivos del blog

domingo, 11 de mayo de 2014

Breve síntesis de “Martin Ellingham” sobre errores de Alejandro Bermúdez

 

Síntesis

1. Si Bermúdez pone en duda que Dios tiene el poder de realizar actos de justicia vindicativa, afecta un dogma de fe. Y eso tiene un nombre técnico que todos conocemos…
2. Si sostiene que Dios tiene el poder de realizar actos de justicia vindicativa, pero que a partir del N.T. no ejerce nunca ese poder mediante castigos temporales, hay varias cosas para señalar:
a) Es una afirmación que debe probarse, porque lo que gratis se afirma, gratis se niega.
b) Se opone al testimonio de la S.E. Cristo practicó un acto de perfecta justifica vindicativa al expulsar a los mercaderes del templo. Castigó con pena temporal a unos pecadores, movido por una ira santa, con látigo en mano. Hay otros ejemplos neotestamentarios ya conocidos.
c) Contradice textos magisteriales, patrísticos y argumentos teológicos ya mencionados en la entrada de Arráiz.
d) Salvo revelación especial –que por no ser pública, no obliga a los demás católicos- el autor no está en condiciones de saber si determinados males temporales físicos, que padecen miles o millones de personas, constituyen castigo de Dios por pecados personales ocultos para nosotros.
e) Se olvida, además, que una enfermedad psíquica –desconocida por nosotros- puede provocar un sufrimiento más intenso que una dolencia física, y que Dios podría enviarla como castigo temporal por los pecados del enfermo.
f) La tesis implica una concepción de Dios en lo que respecta a su justicia vindicativa que se asemeja al “gran arquitecto” de la masonería, pues Dios se desentendería del gobierno del mundo en una de las dimensiones de su Justicia vindicativa, que es el castigo temporal del pecado.
g) Además, parece olvidar un punto constante en el Magisterio de la Iglesia: el fin retributivo de las penas, que se satisface con la restauración del orden violado por la falta.
h) Por último, resulta absurdo que se acepte una justicia divina vindicativa ultraterrena (pena eterna del infierno) y no una justicia vindicativa temporal (en esta vida); ya que es razonable pensar que si Dios puede lo más (pena eterna), puede lo menos (pena temporal).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario