Archivos del blog

jueves, 6 de febrero de 2014

Papa Francisco: ¿se acabó la luna de miel mediática?

Muchos católicos -entre los que me incluyo- nos hemos sorprendido extrañamente desde que comenzó el pontificado de Su Santidad Francisco por la abrumadora y unánime actitud benevolente de los medios. Este hecho se ha podido comprobar no solamente en Argentina y Latinoamérica -donde es esperable que el Santo Padre tenga mayor "popularidad"- sino todo alrededor del mundo, incluidas asociaciones que nunca mostraron demasiado simpatía hacia el papado. Ejemplos hay cientos: los masones celebraron la llegada de Jorge Mario Bergoglio al solio pontificio; el abortista y perseguidor de la Iglesia Barack Obama "impresionado por la humildad y la bondad del Santo Padre"; el ex tupamaru Pepe Mujica elogiando al Papa; revistas mundanas y anticatólicas (incluida una publicación gay) eligiéndolo personaje del año.

Nuestro Señor nos dice que el mundo odia a aquel que es de la Verdad, ¿qué está pasando entonces?
El mundo no brinda su apoyo gratuitamente. Y todos estos elogios fueron a cambio de una cosa: que el Papa fuera funcional a sus intereses.

Y como el Santo Padre no es el dueño de la Verdad sino su custodio, no puede cambiar la doctrina ni la moral.

Esta noticia se conoció los últimos días: el Comité de la ONU por los Derechos del Niño (encabezado por la noruega Kirsten Sandberg) acusó a la Santa Sede de violar los derechos de los niños al no haber hecho suficiente para castigar a los sacerdotes pederastas. Es interesante leer el informe completo de las Naciones Unidas, donde pueden verse sus verdaderas intenciones (las traducciones son nuestras, el informe completo en inglés puede verse aquí)

Promoción de la homosexualidad:

25. El comité da la bienvenida a la información provista por la Santa Sede durante el diálogo interactivo donde ha iniciado una revisión de su legislación para quitar la expresión discriminatoria "hijos ilegítimos", que todavía puede encontrarse en la Ley Canónica, en particular en el canon 1139. Pese a que se considera positiva la declaración progresista del Papa Francisco de julio de 2013, el comité está preocupado por las pasadas declaraciones de la Santa Sede acerca de la homosexual que contribuyen a estigmatizar socialmente y a fomentar la violencia contra adolescentes lesbianas, gays, bisexuales y transexuales y contra los niños educados por parejas del mismo sexo.

Promoción de la ideología de género: 

27. En referencia a su previa preocupación acerca de la discriminación basada en el género (CRC/C/15/Add.46, para. 8), el comité lamenta que la Santa Sede sigue enfatizando la promoción de la complementariedad y la igual dignidad [NOTA DEL TRADUCTOR: entre el varón y la mujer], dos conceptos que difieren de la igualdad en la ley y en la práctica pedidos por el artículo 2 de la Convención, [CONCEPTOS QUE] suelen usarse para justificar legislaciones y políticas discrminatorias. El comité también lamenta que la Santa Sede no proveyó información precisa acerca de las medidas tomadas para promove la igualdad entre niños y niñas y para remover estereotipos de género de los libros de estudio de colegios católicos, como pidió este comité en 1995.

Promoción del aborto:


55. El comité urge a la Santa Sede que revea su posición con respecto al aborto que pone en obvios riesgos la vida y la salud de niñas embarazadas y que reforme el Canon 1398 respecto al aborto para que incluya circunstancias en las cuales el aborto pueda ser permitido.

Promoción de la contracepción y la inmoralidad sexual:
56. El comité está seriamente preocupado por las consecuencias negativas de la posición de la Santa Sede y la negación a los adolescentes del acceso a contracepción, así como a información acerca de la salud sexual y reproductiva.


57. Con referencias a sus comentarios generales No. 15 (2013) acerca del derecho de los niños de gozar del mayor estándar de salud posible, No. 4 (2003) acerca de la salud de los adolescentes y No.3 (2003) acerca del VIH/SIDA y los derechos de los niños, el comité recuerda a la Santa Sede los daños que producen embarazos tempranos e inesperados y el aborto clandestinos, que llevan a una notablemente alta morbilidad y mortalidad materna en niñas adolescentes, así como el riesgo particular de niños y niñas adolescentes de verse infectados y afectados por Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), incluido el VIH/SIDA. El comité recomienda a la Santa Sede: 
(a) Evaluar las graves consecuencias de su posición a favor  de que los adolescentes disfruten del mayor estándar de salud posible y que en base a ello supere todas las barreras y tabús que rodean la sexualidad adolescentes y que dificultan su acceso a información sobre la salud sexual y reproductiva, incluyendo la información sobre planificación familiar y contraceptivos, los peligros de los embarazos tempranos, la prevención del VIH/SIDA y la prevención y el tratamiento de las ETS.


Así vemos su verdadera intención: a esta gente NO les importan los niños ni sus derechos, sino sencillamente perseguir la Verdad y presionar a la Santa Iglesia y al Papa para que cambia su doctrina. Cosa imposible porque, como ya dijimos, el Santo Padre es el custodio de la Fe Verdadera y no su dueño, y NO PUEDE cambiarla aunque en caso hipotético quisiera y lo intentara.

Parece ser que los elogios del mundo al Santo Padre no eran por haberse convertido el mundo, sino porque pretendían convertir a la Iglesia, y este es su primer ataque al ver que el Papa no ha hecho lo que ellos esperaban.

La respuesta de la Santa Sede:
Al término de su sexagésima quinta sesión, el Comité para los derechos del niño publicó sus observaciones conclusivas acerca de los examinados informes de la Santa Sede y de los cinco Estados parte de la Convención sobre los derechos del niño (Congo, Alemania, Portugal, Federación Rusa y Yemen). 
Según los procedimientos particulares previstos para las partes de la Convención, la Santa Sede toma acto de las observaciones conclusivas sobre sus propios informes, que serán sometidas a minuciosos estudios y exámenes por pleno respeto de la Convención en los diferentes ámbitos presentados por el Comité según el derecho y la práctica internacional, así como teniendo en cuenta el debate público interactivo con el Comité que tuvo lugar el 16 de enero de 2014.
La Santa Sede lamenta, sin embargo, ver en algunos puntos de las observaciones conclusivas un intento de interferir en la enseñanza de la Iglesia católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa.
La Santa Sede reitera su compromiso de defensa y protección de los derechos del niño, en línea con los principios promovidos por la Convención sobre los derechos del niño y según los valores morales y religiosos que ofrece la doctrina católica.

Recemos por el Santo Padre, para que se mantenga firme y fiel a la Fe y la Tradición de la Iglesia.


Oremus pro Pontifice nostro Francisco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario