Archivos del blog

miércoles, 26 de febrero de 2014

Mons. Elliot sobre "reforma de la reforma"

 

 

 

Diversas webs han debatido, en los últimos días, el fracaso de la "reforma de la reforma" defendida por el Papa Benedicto XVI, incluida la mutua influencia entre ambos misales, el de Juan XXIII y el de Pablo VI. El Pontificado del Papa Francisco, con la simplificación de la liturgia papal y el desapego del Romano Pontífice a la liturgia tradicional supondría, para muchos, el fin de esta tendencia. Otros van más lejos, afirmando que el fracaso de la "reforma de la reforma" ejemplifica la imposibilidad de reformar lo que no tiene arreglo, como es el Novus Ordo, y que para "recrazalizar" la liturgia no hay más camino que volver a la forma extraordinaria.

Un obispo amigo de la Liturgia tradicional, Monseñor Peter J. Elliot, Obispo Auxiliar de Melbourne, ha escrito un artículo publicado en la web New Liturgical Movement, que pueden leer en el enlace en lengua inglesa, su título "La reforma de la reforma no es imposible".

En resumen, Monseñor Elliot, se muestra contrario a esta visión pesimista y a extraer consecuencias apresuradas de la simplificación en la liturgia papal, como la de dar por enterrada la "reforma de la reforma", prefiere llamarla enriquecimiento, iniciada por el Papa Juan Pablo II y desarrollada por Benedicto XVI.

Opina que, por otra parte, no es realista pensar que la forma extraordinaria va a convertirse en ordinaria, a la vista de los millones de personas que acuden a las parroquias, satisfechas con la Misa en lengua vernácula. Y plantea que también la forma extraordinaria pueda necesitar una reforma, poniendo sobre la mesa si la Misa tradicional pudiera ser cantada o rezada en lengua vernácula en el futuro.

Hace un llamamiento al realismo, la paciencia y la moderación. Y pide que el don deSummorum Pontificum, concedido por el Papa Benedicto XVI, no se vea comprometido proclamando a voces el total fracaso de la reforma post-conciliar. Este triunfalismo imprudente, opina el obispo, no hace ningún bien a la forma extraordinaria.

Advierte que, de la misma forma, la forma ordinaria tampoco es respetada por aquellos que sacan conclusiones absurdas por las nuevas traducciones del misal o por una simplificación en la liturgia papal.

Monseñor Elliot afirma que esta polémica humilla y desalienta a los que siguen trabajando para enriquecer la liturgia: "para mantener la Pax Litúrgica del Papa Benedicto XVI, todos necesitamos mucha paciencia, y a menudo es la virtud más difícil en el camino cristiano".

 

Traducción: Acción Litúrgica.

Fuente original: New Liturgical Movement

No hay comentarios.:

Publicar un comentario