Archivos del blog

viernes, 31 de enero de 2014

El Papa Francisco y la danza litúrgica

 

 

130314215707_papa_640x360_ap_nocredit

 

El 28 de enero de este año el Papa Francisco reflexionó en su homilía durante la Misa celebrada en Santa Martha sobre la danza del Rey David. Dicha reflexión ha hecho que ciertos grupos festejen afirmando que el Santo Padre por fin le ha dado carta blanca a la mal llamada “Danza Litúrgica”.

¿Qué decir al respecto?

Muy simple, sólo hay una manera de entender esta y cualquier declaración de cualquier Papa en cualquier momento de la historia: A la luz del magisterio de la Iglesia.

La “danza litúrgica” es un tema que recientemente se viene hablando en nuestra Iglesia debido a la infiltración de prácticas protestantes neopentecostales en algunos movimientos jóvenes. Al respecto la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los sacramentos ya se pronunció en tiempos en los que su prefecto era el buen cardenal Francis Arinze. Aquí un video corto de su explicación:

“Quienes gastan su tiempo discutiendo la danza litúrgica deberían usar ese tiempo en rezar el Rosario”

Ok, está muy clara la postura de la Iglesia. Pero… ¿Y qué hacemos con las palabras del Papa?

El Papa Francisco sabe perfectamente que la danza de David no justifica la danza litúrgica por algunas sencillas razones:

- David no estaba en una misa, no estaba delante de la renovación incruenta del sacrificio de Cristo en la cruz.
- David danzó desnudo ¿Acaso también justificaremos bailarinas desnudas en misa?

Las palabras del Papa están orientadas a que dejemos que nuestros corazones rebalsen de alegría ante Dios, a que no tengamos miedo de expresar nuestro amor por él y a que no juzguemos a quienes por falta de conocimiento no actúan como nosotros. Es cierto, tenemos que reconocerlo, en su afán de querer usar un lenguaje muy coloquial a veces cae en ambigüedades, pero no por eso vamos a convertir esa imprecisión en dogma y mucho menos debemos darle valor magisterial pues sería contradecir algo ya definido.

Esto no vale sólo para lo de la danza litúrgica, también hay que usar ese mismo criterio con expresiones como “no debemos juzgar a los homosexuales” que de ninguna manera hay que interpretarlo como una aprobación de esa perversión.

¿Cómo saber que la intención del Papa no es aprobar la danza litúrgica?

Muy sencillo, recordemos las cuatro misas de la JMJ en Río de Janeiro. La primera, sin el Papa presente, fue organizada por una comisión en Brasil, allí sí hubo danza, desorden, etc. La segunda y tercera fue organizada por Mons. Guido Marini, maestro de ceremonias litúrgicas del Papa. Esas dos misas fueron muy correctas, llenas de solemnidad y respeto a Jesús sacramentado. La cuarta Misa (Misa de clausura) fue organizada de nuevo por una comisión de Brasil y fue evidente la diferencia con las dos misas anteriores; bailes por todos lados, cantantes del coro que más parecían superstars, playback everywhere, pero el Papa ni se inmutó, no danzó, no hizo fonomímicas, no se dejó llevar por el ambiente frenético del concierto, perdón, de la misa. El Papa se mantuvo en oración. ¿Acaso podemos acusar al Papa de no predicar con el ejemplo? Para nada, él sabe muy bien cual debe ser nuestra actitud en Misa y así lo hizo a pesar del contexto.

Para terminar me gustaría exhortarles a que oren mucho por el Santo Padre, ha llegado en un tiempo muy difícil para la Iglesia donde muchos piden cambios doctrinales pero lo que Cristo demanda es no licuar nuestra fe y eso lo ha comprendido muy bien Francisco.

Pax et bonum

Fuente: http://catolicoinformado.wordpress.com/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario