Archivos del blog

viernes, 15 de noviembre de 2013

Virtudes: modestia católica

Nos estamos acercando además al verano del hemisferio sur, por eso creemos conveniente este artículo para recordar algunos puntos acerca de la doctrina católica sobre este tema.

En estos tiempos de confusión este es un tema del que poco y nada se habla.Y cuando se habla, suele ser fuente de discusiones, discordias, opiniones contrapuestas, aún entre los mismos católicos. Los documentos magisteriales que hablan del tema son en general desconocidos e ignorados por muchos, por eso citamosel texto de varias encíclicas, alocuciones, y demás documentos sobre el tema.

El Papa Benedicto XV escribió en su encíclica Sacra Propediem (en inglés) el 6 de Enero, 1921:

"19. Desde este punto de vista, uno no puede deplorar suficientemente la ceguera de tantas mujeres de todas las edades y condiciones; enloqueciendo por el deseo de agradar, no ven hasta qué grado la indecencia de sus vestimentas choca a los varones honestos y ofende a Dios. Anteriormente, la mayoría de ellas se habrían avergonzado de dichas ropas por ser una falta grave contra la modestia Cristiana; ahora ya no es suficiente para ellas el exhibirse en público, sino que no les da miedo entrar en los umbrales de las iglesias, asistir al Santo Sacrificio de la Misa y aún portar la comida seductora de pasiones vergonzosas a la Mesa Eucarística, en donde se recibe al Autor celestial de la pureza. Y Nos no hablamos de aquellas exóticas y bárbaras danzas recientemente importada en los círculos de moda, una más impactante que la otra; no podemos imaginar nada más adecuado para desaparecer todos los restos de modestia." 
100% femenina y 100% modesta


El 12 de Enero, 1930, la Sagrada Congregación del Concilio*, por mandato del Papa Pío XI, emitió instrucciones enfáticas a todos los obispos sobre la modestia en el vestir:

“Recordamos que un vestido no puede llamarse decente si tiene un escote mayor a dos dedos por debajo de la concavidad del cuello, si no cubre los brazos por lo menos hasta el codo, y escasamente alcanza un poco por debajo de la rodilla. Además, los vestidos de material transparente son inapropiados. Que los padres mantengan a sus hijas lejos de los juegos y concursos gimnásticos públicos; pero, si sus hijas son obligadas a asistir a dichas exhibiciones, que observen que van vestidas totalmente y en forma modesta. Que nunca permitan que sus hijas se pongan indumentaria inmodesta.”

*Ahora conocida como la Sagrada Congregación para el Clero.

El Papa Pío XII dijo el 17 de julio de1954:

“Ahora, muchas niñas no ven nada malo en seguir ciertos estilos desvergonzados como lo hacen muchas ovejas. Seguramente se ruborizarían si tan sólo pudiesen adivinar las impresiones que hacen y los sentimientos que evocan en aquellos que las miran.”

El mismo Papa a los Grupos de Mujeres Católicas Jóvenes de Italia:

“El bien de nuestra alma es más importante que el de nuestro cuerpo; y tenemos que preferir el bienestar espiritual de nuestro vecino a nuestra comodidad corporal. Si cierta clase de vestido constituye una ocasión grave y próxima de pecado y pone en peligro la salvación de su alma y de la de los demás, es su deber dejarlo y no usarlo. Oh madres Cristianas, si vosotros supierais qué futuro de ansiedades y penas, de vergüenza mal guardada que preparáis para vuestros hijos e hijas, dejando imprudentemente que ellos se acostumbren a vivir ligeramente vestidos y haciendo que pierdan su sentido de modestia, estaríais avergonzadas de vosotros mismas y temeríais el daño que os hacéis y el daño que estáis causando a estos niños, quienes el Cielo os habéis confiado para que los criéis como Cristianos.”

Modestia de la Beata Jacinta Marto,
vidente de Fátima
Los obispos canadienses escribieron en Mayo de 1946:

“El propio varón no se escapa a la inclinación de exhibir su carne: algunos van en público, desnudos hasta la cintura, o en pantalones muy apretados o en calzonetas muy pequeñas. Así, cometen ofensas en contra de la virtud de la modestia. También pueden ser una ocasión de pecado (en pensamiento y deseo) para nuestro vecino.”

El Cardenal Pla y Daniel, Arzobispo de Toledo, España, declaró en 1959:

“Al público le representa un peligro especial a su moral los baños en las playas... Deberá evitarse el baño mixto entre hombres y mujeres, lo cual es casi siempre una ocasión próxima de pecado y un escándalo.”

Esta doctrina es difícil, es verdad, más en un tiempo donde la inmodestia y el impudor están tan exhaltados, al punto de que una persona que se viste menos inmodestamente que el resto (especialmente en el verano) parece de otro planeta, ¡cuánto más un católico que quiere ser fiel a Cristo! Tenemos que aceptar que los católicos somos efectivamente de otro mundo "Si de mundo essetis, mundus, quod suum est, diligeret; quia vero de mundo non estis, sed ego elegi vos de mundo, propterea odit vos mundus." "Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, él mundo los odia." (Jn 15, 19).

Tenemos una cruz que llevar para ser santos. Es difícil, en realidad, imposible con nuestras fuerzas. Pero con la gracia podemos. Imploremos a la Santísima Virgen, cuya súplica es omnipotente ante Su divino Hijo, que nos alcance la gracia de ser siempre fieles a Cristo, y Ella, con seguridad, nos la obtendrá.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario