Archivos del blog

domingo, 23 de diciembre de 2012

Bello discurso del Papa sobre Dios en esta Navidad

 

papa-benedicto-XVI-navidad-arbol

 

 

"Las exigencias de la Verdad"

 

Este 14 de diciembre, Benedicto XVI recibió en la Sala Clementina del Vaticano a 440 fieles provenientes de Pescopennataro, Isernia, en el Molise, la localidad italiana que este año donó el árbol de Navidad que adorna la Plaza de San Pedro.
En el discurso que les dirigió y tras agradecer por el árbol de Navidad donado este año Benedicto XVI recordó que con la entrega oficial y el encendido de las luces que lo adornan, este árbol permanece junto al nacimiento que se está colocando también -y como es una tradición - en la Plaza de San Pedro.

El Auspicio del Papa en este encuentro fue el de que todos los participantes provenientes de la región Molise, puedan transcurrir con serena intensidad la Navidad del Señor. “El, según el célebre oráculo del profeta Isaías, apareció como una gran luz para “El pueblo que andaba a oscuras” (cfr Is 9,1).

Dios se hizo hombre y vino entre nosotros para disipar las tinieblas del error y del pecado, llevando a la humanidad su luz divina. Esta luz altísima, de la que el árbol navideño es signo y reclamo, no solo no ha sufrido una bajada de tensión con el pasar de los siglos y de los milenios, sino que sigue resplandeciendo sobre de nosotros iluminando a cada hombre que viene al mundo, especialmente cuando debemos atravesar momentos de incerteza y de dificultad.
Hacia el final de su discurso una vez más el Sucesor de Pedro quiso recordar lo que hemos constatado sucede cuando en las varias épocas de la historia se ha tratado de apagar la luz de Dios.

Cuando en las varias épocas se ha tentado de apagar la luz de Dios, para encender reflejos ilusorios y engañosos, se han abierto las estaciones marcadas por trágicas violencias sobre el hombre. Esto sucede porque cuando se trata de cancelar el nombre de Dios de las páginas de la historia, el resultado es que se trazan renglones torcidos donde también las palabra más bellas y nobles pierden su verdadero significado.

El Papa añadió que se trata de términos como “libertad”, “bien común”, “justicia”: que se ven privados del enraizamiento en Dios y en su amor; en el Dios que ha mostrado su rostro en Jesucristo. Estas realidades -puntualizó- permanecen muchas veces a merced de los intereses humanos, perdiendo el contacto con las exigencias de verdad y de civil responsabilidad.

El Papa destacó a los presentes que el árbol navideño que han donado corresponde también al Árbol del Año de la fe, por este motivo expresó su vivo deseo de que el Señor recompense a todos por este don reforzando la fe en sus comunidades. El Papa hizo este auspicio pidiendo también la intercesión de la Virgen María, Ella, dijo, que fue la primera que acogió y siguió al Verbo de Dios hecho hombre.

 

Visto en PCI

No hay comentarios.:

Publicar un comentario