Archivos del blog

lunes, 13 de agosto de 2012

Las tabletas electrónicas no son adecuadas para la liturgia

 

 

 

Roma (Italia) (AICA): A raíz de la advertencia que realizaron los obispos de Nueva Zelanda al clero que determinaron para sus diócesis que el Misal no puede ser reemplazado por tabletas, Ipad, teléfonos u otros dispositivos, varios obispos y sacerdotes expertos en liturgia y comunicaciones profundizaron en las razones que impulsaron la decisión y los criterios que la Iglesia considera a la hora de evaluar el uso de los elementos tecnológicos en la liturgia.


"Todos los credos tienen libros sagrados que son reservados para aquellos rituales y actividades que están en el corazón de la fe", habían señalado los prelados de Nueva Zelanda, quienes advirtieron que esta realidad es palpable también dentro de la Iglesia Católica: "el Misal Romano es uno de nuestros libros sagrados. Su forma física es un indicador de su papel especial en el culto".
"No parece del todo digno de Cristo que un sacerdote termine de celebrar la misa con una tableta para luego pasar inmediatamente a revisar su correo o leer el periódico con el mismo instrumento", señaló el Padre Edward McNamara, profesor ordinario de teología sacramental y liturgia en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. "El misal no es sólo un libro-instrumento sino un símbolo litúrgico que recibe una bendición especial que lo reserva para el uso del altar", explicó en entrevista al portal Evangelidigitalización.
Por su parte el padre Antonio Spadaro, miembro del Pontificio Consejo de las Comunicaciones y conocido popularmente como el “ciberteólogo” del Vaticano, explicó por qué los distintos dispositivos móviles como Ipad, Smartphones y tablets no pueden reemplazar el Misal Romano ni los tradicionales libros en la liturgia católica.
A través de la edición de julio de la revista italiana ‘Jesús’, y en su blog “CyberTeologia”, el padre Spadaro explica cómo cambia el concepto del libro sagrado en los tiempos del iPad, y considera que gracias a las aplicaciones que permiten rezar la oración del Breviario, o el Misal, como el iBreviary, se puede difundir el uso de los libros litúrgicos en el mundo digital.
Sin embargo, recordó que “la página del Evangelio, permanece como parte integrante de la acción ritual de la comunidad cristiana”.
El presbítero explicó que “es inimaginable que se lleve en procesión un iPad o una computadora portátil, o que en una liturgia un monitor sea solemnemente incensado y besado”, y por tanto, “la liturgia, es el bastión de resistencia de la relación texto-página contra la volatilización del texto desencarnado de una página de tinta; el contexto en el cual, la página permanece como el ‘cuerpo’ de un texto”.
Para el uso sagrado es importante la relación entre el texto y la página, de forma que el mensaje se convierte en objeto, como lo fueron las tablas de la ley para el pueblo judío. "La liturgia, entonces, es un baluarte de resistencia", afirmó el sacerdote, con respecto a un proceso que "desencarna" el texto y lo deja desprovisto del "cuerpo" necesario para ser usado el culto sagrado.
Incluso sacerdotes favorables a la introducción de estas tecnologías expresaron preocupaciones sobre los nuevos problemas que generan, entre ellos el hecho de que dichos objetos ostentan marcas comerciales y su uso público en la liturgia introduciría una especie de "patrocinio" comercial que es claramente inadecuado en el culto divino.
Otra voz que se agrega es la de monseñor Joel Baylon, obispo de Legazpi, Filipinas quien expresó: "El Ipad (y otras tecnologías similares) no es apropiado para la santidad del altar", cuando un grupo de jóvenes le preguntó sobre el uso litúrgico de esta tecnología. "Puede ser secular y mundano, haciéndolo inadecuado para reemplazar el Misal u otros libros que se reservan para la liturgia, libros que son hechos sólo para el altar".
Sin embargo el prelado, que participó en el primer Encuentro de Medios Sociales Católicos de Filipinas, aconsejó a los obispos y sacerdotes tener presencia en internet y difundir a través de los nuevos medios de comunicación los textos de sus homilías y mensajes y encomendó a los jóvenes la tarea de la evangelización a través de las redes sociales. +

 

Fuente: AICA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario