Archivos del blog

viernes, 13 de julio de 2012

Ordenaciones Sacerdotales en Ciudad del Este

20120713_ordenacion_sacerdotal

Feligresía percibe los cambios en la Diócesis de Ciudad del Este con las ordenaciones sacerdotales.

La Diócesis de Ciudad del Este experimentó en los últimos años y en especial, desde la creación del Seminario Mayor San José un cambio considerable que está siendo constatado por los fieles, quienes manifiestan su alegría por contar con el aumento de sacerdotes que les dan a diario la gracia y constituyen ejemplos de santidad.

 

“Se nota un cambio tremendo con las ordenaciones sacerdotales en la Diócesis, porque ahora tenemos la celebración eucarística cada domingo y en otros días durante la semana”, comentó un miembro de la comunidad Cristo Salvador.

La Eucaristía, alimento de vida eterna, y los demás sacramentos junto con la predicación de la Palabra de Dios constituyen los principales oficios del sacerdote, por lo tanto, aunque no agotan su función en la Iglesia, nunca tienen que ser desplazados por funciones de otro tipo, porque son fundamentales y principales.
“Que Dios y la Virgen nos bendigan con más vocaciones sacerdotales”, expresión de gozoso deseo que brota del corazón de la gente, y que se escucha en ocasión de las ordenaciones que se van realizando en la diócesis.
El aumento de sacerdote significa el aumento de las posibilidades de acceder a la gracia de Dios, y por consiguiente el aumento de la santidad. Los sacerdotes son la mano de Dios por donde llega su gracia a los fieles cristianos y de la que se benefician personas de todo el mundo. Es insustituible la función sacerdotal, por eso debe ser amado y valorado, porque nadie puede hacer lo que hace un sacerdote en virtud de su consagración, es decir, hacer presente a Cristo sacramentalmente en medio de su pueblo y dirigirlo con su misma palabra de salvación.

 

http://diocesiscde.info

 

Comentario: Todos los Sacerdotes recientemente ordenados han aprendido, en el seminario, a celebrar la Santa Misa según la forma extraordinaria del rito latino, conforme lo exhorta el art. 21 de la Instrucción Universae Ecclesiae.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario