Archivos del blog

viernes, 13 de julio de 2012

El Paraguay mariano invoca al Papa

 

PARAGUAY RELIGIÓN

Todo el país sueña con el regreso del Pontífice

 

Surge la etapa mariana de Paraguay. El viaje del Santo Padre a Brasil, para la Jornada Mundial de la Juventud en 2013, todavía no está definido y, al lado de la meta de Río de Janeiro, se han planteado otras hipótesis: Chile (región afectada por calamidades naturales), Colombia (en Bogotá se encuentra el Centro de las Conferencias Episcopales latinoamericanas, pero la altitud no sería recomendable) y Panamá (aunque Mesoamérica haya sido meta del último viaje papal al continente). También Paraguay se ha convertido en un destino posible después de la JMJ, porque la OEA (Organización de Estados Americanos) ha suavizado su postura ante el gobierno que cinduce Federico Franco: el secretario general José Miguel Insulza subrayó que se ha vuelto a la normalidad después de las tensiones por el juicio político al presidente de la república.

Paraguay, que es el segundo estado más pobre de América (después de Haití) y se encuentra a una hora y media de Río de Janeiro, necesita las palabras del Pontífice, palabras que vuelvan a situar en el centro de la vida humana la cuestión de Dios. Paraguay se encuentra en el corazón de Sudamérica, terreno fértil para la primera evangelización que llevaron los jesuitas y cuna del catolicismo. Sería muy hermoso imaginar a Benedicto XVI, durante el Año de la Fe, allí en donde los misioneros jesuitas, que evangelizaron a los indígenas (hoy son alrededor de 110 mil) durante los siglos XVI y XVII, crearon ciudades que vivían siguiendo el estilo y el espíritu de las primeras comunidades cristianas.

También es una tierra mariana, con su capital Asunción (la primera diócesis de Sudamérica, dedicada a la virgen y que fue fundada el 15 de agosto de 1737), con sus ciudades Concepción, en el norte, y Encarnación, en el sur. La devoción mariana también se aprecia en el santuario de Caacupé, a donde se dirige más de un millón de fieles cada año, el 8 de diciembre, en peregrinaje para mostrar su fe en una promesa. La historia misma del santuario de Caacupé es muy significativa: en 1600 el indígena José esculpió en madera la estatua de la Virgen que le había salvado. En 2013, Benedicto XVI podría ser recibido por dos presidentes: el actual (Federico Franco, católico, defensor de la vida y cercano al movimiento de Comunión y Liberación) y el que será elegido en abril, pero que tomará posesión en agosto el día de la Asunción, que es cuando el presidente hace su juramento a la nación. A propósito de valores y de principios no negociables: este estado sudamericano (con respecto a sus vecinos Argentina y Uruguay) se ha negado a legislar sobre algunos temas importantes para el Vaticano, como los matrimonios entre las personas del mismo sexo. Es más, la destitución del presidente Lugo fue un suspiro de alivio para la Santa Sede, que estaba preocupada por el eje político entre Bolivia, Ecuador y Venezuela.

La misma presidencia del ex obispo Lugo, que durante su candidatura dividió a la Iglesia local, no habría favorecido la visita de Benedicto XVI. No es ningún misterio que la Conferencia Episcopal hubiera pedido, desde 2011, en ocasión del bicentenario de la independencia, la presencia del Pontífice. Pero también habrá otros dos aniversarios importantes en 2013 para Paraguay: los 25 años de la visita de Juan Pablo II, que según muchos politólogos favoreció la defenestración del dictador Stroessner (al año siguiente), y los también 25 años de la canonización de Roque González de Santa Cruz, sacerdote jesuita (murió mártir en 1628) y primer santo paraguayo: su experiencia se relaciona con el tema de las reducciones, patrimonio histórico y religioso muy apreciado por el estudioso Joseph Ratzinger.

Los paraguayos, en un momento complejo de su vida, necesitan escuchar una palabra de esperanza cristiana y no solo promesas sociales; los jóvenes, en particular, esperan poder acoger, en la tierra de la primera evangelización, el anuncio del evangelista Mateo «id, y haced discípulos a todas las naciones».

 

Fuente: Vatican Insider.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario