Archivos del blog

lunes, 6 de febrero de 2012

+ Los ornamentos de la Misa +


Fotografía: Una Voce San Juan

Los ornamentos con que el sacerdote se reviste pueden recordarnos las insignias con que nuestro Sumo Pontífice fue revestido en el día de su pasión y crueltísima muerte, por este orden; en el amito podemos ver el velo de ignominia con que los sayones cubrieron el rostro adorado del Salvador.
El alba nos recuerda la vestidura blanca con que Herodes vistió al Señor por irrisión y burla. El síngulo, manípulo y estola pueden simbolizarnos los cordeles, sogas y ataduras, con que fue aprisionado Jesús cuando le prendieron, los látigos nudosos y emplomados con que le azotaron.
En la casulla podemos representarnos el manto de púrpura que, por burla, pusieron los soldados al Señor en el pretorio de Pilatos.
El altar y el ara consagrada, representan el monte Calvario y la piedra donde se fijó la cruz. Los corporales y palia nos recuerdan el sudario y Sábana Santa en que fue envuelto el cuerpo del Salvador. Con el cáliz y la patena nos simbolizamos el sepulcro del Señor y la losa con que éste se cerró.
La hostia y el vino, son la materia que, por la transubstanciación se han de convertir en el cuerpo y sangre de Nuestro Señor Jesucristo; y en las velas, podemos ver la luz de la fe con la cual se descubren los ocultos misterios del Santo Sacrificio de la Misa.
Tomado del devocionario: "Camino de la Gloria", ramillete de prácticas piadosas para niños y niñas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario