Archivos del blog

jueves, 16 de febrero de 2012

El latín en la liturgia

 

advent2 

Les ofrecemos un texto de la Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice traducido por “La Buhardilla de Jerónimo”

El latín es, sin duda, la lengua más longeva de la liturgia romana: se la utiliza, de
hecho, desde hace más de dieciséis siglos, es decir, desde cuando se perfeccionó
en Roma, bajo el Papa Dámaso († 384), el paso del griego a esta lengua. Los
libros litúrgicos oficiales del Rito Romano son, por lo tanto, publicados hasta
hoy en latín (editio typica).
El Código de Derecho Canónico, en el can. 928, establece: “La celebración
eucarística hágase en lengua latina, o en otra lengua con tal que los textos
litúrgicos hayan sido legítimamente aprobados”. Este canon traduce de modo
sintético, y teniendo presente la situación actual, la enseñanza de la
Constitución litúrgica del Concilio Vaticano II.

 

El Código de Derecho Canónico, en el can. 928, establece: “La celebración
eucarística hágase en lengua latina, o en otra lengua con tal que los textos
litúrgicos hayan sido legítimamente aprobados”. Este canon traduce de modo
sintético, y teniendo presente la situación actual, la enseñanza de la
Constitución litúrgica del Concilio Vaticano II.


En el célebre n. 36, la Sacrosanctum Concilium establece como principio:

“Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho
particular” (§ 1).

En este sentido, el Código afirma en primer lugar: “La celebración eucarística
hágase en lengua latina”.


En los siguientes incisos, la Sacrosanctum Concilium admite la posibilidad de
utilizar también las lenguas nacionales:


“Sin embargo, como el uso de la lengua vulgar es muy útil para el pueblo en no
pocas ocasiones, tanto en la Misa como en la administración de los Sacramentos
y en otras partes de la Liturgia, se le podrá dar mayor cabida, ante todo, en las
lecturas y moniciones, en algunas oraciones y cantos, conforme a las normas
que acerca de esta materia se establecen para cada caso en los capítulos
siguientes” (§ 2).


“Supuesto el cumplimiento de estas normas, será de incumbencia de la
competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se habla en el artículo 22,
2, determinar si ha de usarse la lengua vernácula y en qué extensión; si hiciera
falta se consultará a los Obispos de las regiones limítrofes de la misma lengua.
Estas decisiones tienen que ser aceptadas, es decir, confirmadas por la Sede
Apostólica” (§ 3).


“La traducción del texto latino a la lengua vernácula, que ha de usarse en la
Liturgia, debe ser aprobada por la competente autoridad eclesiástica territorial
antes mencionada” (§ 4).


En base a estos sucesivos incisos, el Código añade: “…o en otra lengua con tal
que los textos litúrgicos hayan sido legítimamente aprobados”.

 

Como se ve, también en las actuales disposiciones normativas, la lengua latina
sigue estando aún en el primer lugar, como aquella que la Iglesia prefiere en
línea de principio, aún reconociendo que la lengua nacional puede resultar útil
para los fieles. En la situación concreta actual, la celebración en latín se ha
vuelto más bien poco común. Se trata de un motivo mayor para que, en la
liturgia pontificia (pero no sólo en ella), el latín sea custodiado como preciosa
herencia de la tradición litúrgica de Occidente. No por casualidad el siervo de
Dios Juan Pablo II recordó:


“La Iglesia romana tiene especiales deberes, con el latín, espléndida lengua de la
antigua Roma, y debe manifestarlo siempre que se presente ocasión”
(Dominicae cenae, n. 10).


En continuidad con el Magisterio de su Predecesor, Benedicto XVI, además de
desear un mayor uso de la lengua tradicional en la celebración litúrgica, en
particular con ocasión de celebraciones que se realizan durante encuentros
internacionales, escribió:


“Más en general, pido que los futuros sacerdotes, desde el tiempo del seminario,
se preparen para comprender y celebrar la santa Misa en latín, además de
utilizar textos latinos y cantar en gregoriano; y se ha de procurar que los mismos
fieles conozcan las oraciones más comunes en latín y que canten en gregoriano
algunas partes de la liturgia” (Sacramentum Caritatis, n. 62).

 

Fuente: Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice
Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

 

Como se ve, el latín es muy requerido por las celebraciones litúrgicas, y no lo dio yo, ni juventutem, ni ningún obispo. Lo dice el mismo Concilio Vaticano II. Por lo tanto yo creo q el verdadero espíritu del Concilio es el que lleva a cabo las celebraciones litúrgicas de acuerdo a todas las rubricas del Misal Romano o Missale Romanum.

Y para quien dice q es difícil aprender latín y eso impide q el pueblo (en especial los jóvenes) se acerquen a la Iglesia, les dejo un video para que reflexionen sobre ese tema:

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario