Archivos del blog

sábado, 17 de diciembre de 2011

El Cardenal Bergoglio presenta su renuncia al Papa

 

 

El Cardenal Jorge Mario Bergoglio presentó su renuncia al Papa tras cumplir 75 años de edad. La noticia causó gran alegría en los sectores tradicionalistas de Argentina, ya que afirman haber sido ninguneados por el mismísimo cardenal, haciendo caso omiso a las peticiones para la aplicación del Motu Proprio Summorum Pontificum del Sumo Pontífice Benedicto XVI en la arquidiócesis de Buenos Aires. Por el momento no se sabe quien lo reemplazará.

 

A continuación publicamos un video de la Santa Misa celebrada según la forma Extraordinaria del Rito Latino, por el Padre Alfredo Saenz, la que fuera prohibida posteriormente de forma ilícita por el Cardenal Bergoglio.

9 comentarios:

  1. Ruego a Dios que nos envíe un mejor Cardenal, que fomente la Misa Tradicional, o al menos no las elimine sistemáticamente; que prohíba en ésta Diócesis la Comunión en la mano, ampliamente permitida y fomentada también por él; y que no dedique su tiempo y deber de salvar almas, en hacer permanentemente sus reuniones ecuménicas con los judíos, que no tienen ningún sentido.

    ResponderEliminar
  2. No canten victoria, que todavía no se la aceptaron.

    ResponderEliminar
  3. Ale no me parece de cristiano lo que decis sobre las reuniones con los judios y creo que es por algo que Dios nos envió este obispo que a mi modo de ver actuo muy bien y eso de recibir la Hostia en la mano me parece un detalle superfluo y nimio habria que poner mas énfasis en que la gente este lo debidamente preparada y luego si velar por los detalles que embellecen la Liturgia.bendiciones

    ResponderEliminar
  4. El punto es si el Santo Padre le aceptará inmediatamente la renuncia o no. Si es cierto aquel trascendido que el Card. Bergoglio fue el segundo con más votos en el último Cónclave, personalmente me inclino a pensar que lo dejarán un par de años más. En contra pero por el mismo argumento el año pasado un Prelado del Arzobispado de La Plata opinaba que inmediatamente se la aceptarán.

    ResponderEliminar
  5. Patricia, el modo de recibir la comunión no es algo superfluo. Es el modo en que tratamos a nuestro Dios y Señor. La comunión en la mano estuvo siempre y está prohibida por la Iglesia, sólo se permite como excepción debido a un indulto (un indulto es cuando a un DELITO se le quita la pena).

    Eso mismo, la comunión en la mano es lo mismo que lo que pretenden muchos proyectos sobre el aborto: despenalizar un delito.

    La comunión en la mano va en contra de toda la Tradición de la Iglesia respecto al tema, además de exponer a la Sacrosanta Eucaristía a profanaciones e irreverencias (seguramente algunas de ellas involuntarias, pero profanaciones al fin).

    En las manos de las personas que comulgan en la mano quedan siempre partículas minúsculas de la Sagrada Hostia, que por la fe sabemos contienen real y sustancialmente a Nuestro Señor Jesucristo, Dios y Redentor Nuestro. Si ves videos de la Misa en la forma extraordinaria, verás que el sacerdote tiene SUPREMO cuidado con las partículas que puedan quedar en sus dedos (sólo toca la Sagrada Hostia con dos dedos, los mantiene unidos siempre luego de la consagración, durante la comunión se mantiene siempre debajo la patena para recibir cualquier partícula, se purifica con vino y con agua, etc.). Este tipo de cuidado y purificación no se encuentran al alcance de los fieles que comulgan en la mano.

    La Tradición de la Iglesia indica que la comunión ha de recibirse de rodillas y en la boca, como se sigue haciendo siempre en la celebración según el Misal de S.S. Juan XIII.

    Para profundizar más sobre el tema, queridísima Patricia, te recomiendo el libro de Mons. Juan Rodolfo Laise, Obispo emérito de San Luis, titulado "La Comunión en la Mano".

    Un saludo en Cristo y María Santísima.

    Dalmiro de María Inmaculada

    ResponderEliminar
  6. Por amor a Dios, no utilicemos cada espacio para buscar diferencias y polemizar. Démonos tiempo para que sólo la verdad y la buena doctrina permanezcan en nuestra Iglesia. Siempre así ha sido.

    ResponderEliminar
  7. No es buscar diferencias y polemizar. Corregir al que yerra es una obra de misericordia espiritual.

    Un saludo en Cristo y María Santísima.

    Dalmiro de María Inmaculada

    ResponderEliminar
  8. Saludo con agrado tu comentario, Marcos. Me parece muy cierto. Pero bueno, ya que estoy por acá...

    No tenía conocimiento de que Bergoglio prohibiera la misa tridentina. De hecho nunca fui a una. Me gustaría ir para conocer nomás, como buen periodista. Pero su "administración", por decirla de alguna forma, me pareció bastante acorde al momento actual. Y eso que mi obispo es monseñor Aguer.

    Por otro lado, no considero una pérdida de tiempo las charlas que tenía Jesús con el Sanedrín, ni con la samaritana, ni los Apóstoles con el mundo gentil, así como tampoco las de Bergoglio con los judíos. Eso sí. No debe ser la prioridad número 1, pero debe estar. De hecho el Papa B16 es un gran dialogador: lo hizo con el filósofo agnóstico Paolo Flores D`Arcais, con J. Habermas, en el encuentro de Asís este año (en mi blog hay dos notas interesantísimas al respecto http://bit.ly/sEmKwv), entre otros.

    Yo, por razones personales, en mis 22 años de vida, jamás comulgué con la mano; no me parece. Pero si está permitido ¿qué puedo hacer yo? Por otro lado, nuestro pontífice, cuando se le preguntó sobre el modo de dar la comunión, en el libro "Luz del mundo" (http://bit.ly/sCcoT2) dice que:

    "No estoy por principio en contra de la comunión en la mano: yo mismo la he dado y la he recibido de ese modo. Pero al hacer ahora que se reciba la comunión de rodillas y al darla en la boca he querido colocar una señal de respeto y llamar la atención hacia la presencia real". Si ahora también estamos en contra de lo que dice el Vicario de Cristo, bueno, ya es otra cosa...

    ¡Buen domingo! Daniel, de La Plata
    http://entodoslosmedios.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. "En todos los medios": El ministerio que ha desempeñado Bergoglio debía ser acorde al magisterio de la Iglesia Católica y no al "momento actual".

    ResponderEliminar