Archivos del blog

domingo, 13 de noviembre de 2011

Magister asegura que el Cardenal Bertone está molesto por el último documento del Pontificio Consejo Justicia y Paz

TODOS LOS DOCUMENTOS DE LOS DICASTERIOS SERÁN REVISADOS POR LA SECRETARÍA DE ESTADO

 

El vaticanista italiano Sandro Magister aseguró que el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado Vaticano, ha ordenado que de ahora en adelante los documentos de los dicasterios de la Santa Sede sean aprobados por la Secretaría de Estado antes de su publicación. Magister afirma en su columna del suplemento Chiesa del diario Espresso que la decisión la tomó el Cardenal el pasado 4 de noviembre luego de las criticas que generó un texto del Pontificio Consejo Justicia y Paz publicado el 24 de octubre en el que se proponía una autoridad económica mundial, y que fue presentado por algunos medios como en sintonía con el movimiento internacional de los «indignados».

 

(EWTN) El vaticanista señala que el Purpurado presidió una "cumbre" en la Secretaría de Estado en la que comentó que solo supo del documento el día en que fue publicado.

Magister indica luego que "ciertamente, que (el Cardenal) Bertone y los suyos hayan visto ese documento sólo luego de su publicación es algo que también asombra".

En la conferencia de prensa de la presentación del documento, anunciada desde el 19 de octubre, intervinieron las autoridades del Pontificio Consejo Justicia y Paz y el profesor Leonardo Becchetti, profesor de economía en la Universidad de Roma Tor Vergata y experto de microcrédito y de comercio igual y solidario, "considerado el principal divulgador del documento".

Magister resalta luego que "en cuanto al objetivo principal del documento, nada menos que un gobierno único mundial de la política y de la economía, ha salido del G20 de Cannes (Francia) literalmente destrozado".

"No sólo porque de una utopía semejante no ha hablado nadie, ni siquiera vagamente, sino porque lo poco que se ha decidido en concreto ha ido en dirección contraria. El desorden mundial es hoy mayor que antes y tiene su déficit más grave en la acrecentada incapacidad de los gobiernos europeos de asegurar una ‘gobernanza’ del continente".

El vaticanista dice luego que lo que más ha "irritado mayormente a muchos estimables lectores del documento del Pontificio Consejo ‘Justicia y Paz’ es que está en contradicción clamorosa con la encíclica ‘Caritas in Veritate’, de Benedicto XVI".

Magister señala que "en la encíclica, de ninguna manera el Papa Joseph Ratzinger invoca una ‘autoridad pública con competencia universal’ en la política y en la economía, una especie de gran Leviatán que no se entiende cómo ha de ser entronizado ni por quién, lo cual es querido por el documento del 24 de octubre".

"En Caritas in Veritate el Papa habla más propiamente de ‘gobernanza’ (es decir, de reglamentación, en latín "moderamen") de la globalización, a través de instituciones subsidiarias y estratificadas. Esto no tiene nada que ver con un gobierno monocrático del mundo".

Crítica de L’Osservatore Romano

Ettore Gotti Tedeschi, experto economista y presidente del Instituto para las Obras de Religión, el llamado "Banco" del Vaticano, escribió un artículo el 4 de noviembre –el mismo día de la cumbre convocada por el Cardenal Bertone en la Secretaría de Estado– en el diario vaticano L'Osservatore Romano, "un editorial de su autoría que suena como un repudio total del documento del Pontificio Consejo Justicia y Paz".

En ese texto Gotti señala que "los errores de interpretación y la subestimación de la actual crisis económica han sido graves y perduran".

El experto afirma además que "es evaluable –pero esperemos que sea sólo una tentación– un impuesto a la riqueza de las familias, pero sacrificando un recurso necesario para el desarrollo y produciendo al mismo tiempo una injusticia".

Gotti señala que ante la crisis mundial "la solución está en manos de los Gobiernos y de los bancos centrales, que deben llevar a cabo una acción estratégica coordinada de re-industrialización, refuerzo de los organismos de créditos y apoyo a la ocupación. Esto requerirá tiempo, un tiempo de ‘austeridad’ en que se reconstituyan los fundamentos del crecimiento económico".

La nota concluye indicando que son los gobiernos quienes "deben restituir la confianza a los ciudadanos y a los mercados a través de una gobernabilidad adaptada a los tiempos, que además de garantizar la conveniencia técnica, sea a su vez un modelo de liderazgo, es decir, un instrumento para alcanzar el objetivo del bien común".

 

Fuente: InfoCatólica

No hay comentarios.:

Publicar un comentario