Archivos del blog

domingo, 20 de noviembre de 2011

+ La Misa tradicional perseguida en...+



Transcribimos a continuaciòn, unos pàrrafos que nos han llegado en los ùltimos dìas. Nos consta que hace varios años los fieles españoles, han solicitado en varias diòcesis la celebraciòn de la Santa Misa, segùn el Misal del Beato Juan XXIII. Hemos omitido algunas palabras y frases para no exponer a quien nos escribe, y en razòn de lo que èl mismo nos pide. Sòlo podemos agregar que damos fe de la veracidad de lo que se afirma en el texto.

XXX, 15 de noviembre de 2011
Estimado amigo:

Le escribo para un asunto muy grave. Se trata de la persecución que está sufriendo la Santa Misa Tradicional en ... por parte de ... Espero que usted lo trate con la prudencia que requiere el tema pero con la valentía que necesitamos para defender esta causa tan en sintonía con el magisterio del Papa y con la tradición casi bimilenaria de la Iglesia. Es esta denuncia pública lo último que nos queda. No le escribo en nombre de..., sino en el mío propio. Porque una porción pequeña de fieles laicos no podemos más. Nos sentimos vejados, vilipendiados, ridiculizados. De nuestra ... han salido en apenas 5 años ... vocaciones sacerdotales y ... religiosas; más que muchas parroquias y diócesis en décadas. Y encima nos acusan de afán de protagonismo y de un afán desmedido en querer volver al pasado; una Iglesia superada --dicen-- donde queremos promover cosas que ya no se llevan. Olvidan la doctrina del Romano Pontífice y los maravillosos frutos de la JMJ, donde hemos visto gracias a los medios de comunicación a miles de jóvenes plenamente modernos y fieles a la tradición. Así lo han reconocido decenas de obispos franceses y los españoles ...Nos estamos planteando recurrir a Roma, pero aún teniendo esperanzas en una resolución favorable (así lo constatan las constantes decisiones de la Comisión Ecclesia Dei, donde hasta se ha corregido con prontitud a cardenales u obispos que restringían la promoción de la liturgia tradicional), tememos que ello derive en un miedo a encontrar sacerdotes dispuestos a celebrarla y en un arrinconamiento cada vez más acentuado. Como está pasando. Nadie quiere acogernos. El pánico se está extendiendo entre ellos. Algunos, como nos contaba esta mañana ... de... que nos apoya desde el anonimato porque teme represalias, hasta han sido amonestados por... con gravísimas admoniciones, donde les acusaba de desobediencia manifiesta y les amenazaba con la suspensión “a divinis”. ¡El acabose! Eso sin olvidar que hace un año se hacía un uso restrictivo del Motu proprio “Summorum Pontificum” despidiéndonos de la Parroquia de...(donde permanecimos felizmente durante varios años gracias a la labor del párroco anterior, Monseñor... nos había acogido con cariño de padre, tal como fue reconocido al ser felicitado por el ...) y autorizando (cuando ello no es necesario, según el Motu proprio) a un solo sacerdote, D. ..., que tan amablemente nos atiende pero con las lógicas interrupciones de quien tiene otras obligaciones en su Parroquia de ... de la ciudad. Cuando él no puede un domingo o solemnidad, nos quedamos sin la Santa Misa, porque el arzobispo tiene prohibido que venga otro. ¿Cree usted que es de recibo ser tratados así por querer la misa que hizo santos a San Ignacio de Loyola o a Santa Teresa de Jesús? ¿Cómo puede un pastor de la Iglesia interpretar en sentido restrictivo un derecho superior y supremo, como el papal? ¿Si no obedecen los obispos cómo quieren que obedezcamos los súbditos? Y no quisimos decir nada por vivirlo con espíritu sobrenatural y no provocar un conflicto abierto con la máxima autoridad eclesiástica.Pero no acaban ahí las invectivas. El vicario general ..., además, ha prohibido en fechas recientes a ...la celebración de la Santa Misa según el Ritual del Beato Juan XXIII con motivo de... con palabras así: “nosotros no queremos que comience ahora la moda de celebrar con la liturgia tridentina en .., vayan a querer más.., sino que se celebre correctamente con la misa actual, que es la que quiere el Concilio”. Palabras dichas en persona al Sr... y que no necesitan comentario, pues son un cúmulo de contradicciones, falsedades, lugares comunes e incultura litúrgica y teológica en grado sumo, impropias de todo grado de un sacerdote e inauditas de quien presta tan alto servicio a la Iglesia metropolitana, que manifiesta, y esto es lo peor, una desobediencia sin paliativos a la ley suprema (y la intención al promulgarla) de Benedicto XVI. Además, el propio prelado amenazó a ... por comprometerle con nuestro asesoramiento a la citada... en un posible correctivo que venga de Roma. ¿Quizás teme que se tambalee ...que espera con ansiedad o la remoción a la sede...?No conforme con esta situación, se nos invita por parte de la Comunidad de ... (con silencios apesadumbrados que nos hablan de que alta instancia eclesial viene la decisión) a buscar otro lugar para la liturgia tradicional. Se nos echa, dicho con claridad. Y se nos sugiere por parte de... el traslado a una capilla a las afueras, el templo de ..., en medio de un descampado a las afueras de la ciudad y arrinconarnos en una capilla que no reúne las condiciones dignas y al albur de los caprichos del párroco de turno, cuando tantos templos hermosos de la ciudad están cerrados la mayor parte de la jornada, incluso los domingos, y algunos hasta totalmente clausurados. ¿Es tan grave querer solo uno un rato a la semana cuando hasta se ceden parroquias como la de ... para actos ecuménicos, como las celebraciones de ...?Palabras y hechos que suponen, en suma, una decepción profunda en nosotros y un adiós a tantas esperanzas puestas en este pontificado hispalense. Cierto es que se han producido notables logros en el pastoreo de.., pero no menos cierto es que su odio a la Liturgia y a la Tradición (nos dicen que hasta le aterra revestirse con traje coral o de sola sotana negra) está socavando y comprometiendo, como decía, algunas cosas positivas. Ello sumado a más situaciones que están llevando a una asfixia al sector más floreciente del clero, con algunos hechos que le relato. Nos dicen que hasta hay muchos sacerdotes que han dejado de ir a donde vaya ..., temiendo sus airadas reacciones en público. Voces, pataleos, correcciones a sacerdotes en público, improperios a monaguillos en el altar, caras largas, anulaciones de celebraciones 10 minutos antes y un largo etcétera. Todas estas situaciones están llevando (puede comprobarse, insisto, leyendo la prensa local), a un sentimiento de apatía entre los fieles, que solo tienen deseos de pasar pronto página de este “kit kat” tan poco agradable y tan manifiestamente contrario a lo que se espera de todo buen obispo, como dice el Apóstol en una de sus epístolas: “episcopus non litigiosus”.Espero que usted haga pública esta denuncia. La necesitamos. Es una situación de emergencia, como la de ... en .... O quizás mucho peor porque ... es más permisivo para lo bueno y para lo malo. Aquí se busca la igualdad por abajo, con la mediocridad, con los que obedecen al Papa solo de fachada, por mucho que lo citen solo para lo que le interesan. Muchos sacerdotes tienen verdadero miedo a represalias y así nos lo han trasmitido con lágrimas en los ojos, aterrados y hundidos. Otros nos miran sonriéndose con la pertinente burla y escarnio, sabiendo que cada vez se nos machaca más. Tiene que comprender, pues, que no sabemos lo que hacer y que quizás, llenos de tristeza y dolor, este escrito sea lo único que pueda arreglar --por temor a Roma o al poder de Internet-- esta situación tan lamentable, tan impropia de los hijos de Dios y tan vergonzosa para nuestra Santa Madre Iglesia. Un seglar, como servidor, jamás podía pensar en una situación así en el interior de su Iglesia. Mis hijos pequeños y mi esposa me preguntan por qué hemos cambiado ya de templo dos veces y no sé qué responder. Antes que mentir, prefiero callar. Menos mal, que “omnia in bonum” y que tenemos una fe si no a prueba de bombas, al menos resistente a pruebas tan duras por parte de quienes deberían cuidarnos con solicitud. Si pasamos el trágico postconcilio con sufrimiento, también soportaremos a estos lobos con piel de cordero, indignos sucesores de S... y ... en la sede de .... Recemos y actuemos. La Iglesia necesita de nuestra obediencia y leal colaboración, pero aún más de nuestra valentía y activa resistencia. Llegó el día en que nos plantamos como hombres y como católicos. La paciencia tiene un límite. Se acabó el silencio. Por lo menos, con su ayuda, van a saberse las cosas. Está en juego la verdad y la dignidad. ¿Tendremos algún día la suerte de tener un arzobispo normal? Ojalá en Roma, dulce hogar, nos oigan y se ponga fin a esta situación de penumbra y podamos decir con alegría: “In te, Domine, speravi: non confundat in aeternum”.Agradecido por su amabilidad, reciba un saludo afectuoso en Cristo Rey y mi sincero agradecimiento, que pagaré muy gustoso con oraciones.
(Siguen datos personales)

1 comentario: