Archivos del blog

sábado, 30 de julio de 2011

Oratorio cerrado por una formalidad jurídica


Nos llega la triste noticia de que esta mañana el Padre Mario Alderete Garrido se vio forzado a cerrar el Oratorio de Adoración Permanente en su parroquia de El Salvador, Arquidiócesis de Tucumán.

Cerca de las 11.30 y entre cantos, lágrimas y miradas desgarradas de los fieles se escoltó al Rey de reyes y Señor de los señores fuera del Oratorio.

El pretexto de Monseñor Villalba, Administrador Apostólico, fue que se incumplió el Sagrado Canon número 934 § 2, que expresa que debe contarse con la aporbación expresa del Ordinario para estas capillas y oratorios.

Y si bien es cierto, el P. Garrido luego de haber instaurado el Oratorio pidió formal y reiteradamente disculpas por no haber pedido la aprobación, al tiempo que solicitaba la misma.

Pero una llamada telefónica dio esta mañana la orden tajante de retirar las Sagradas Formas, dispersar a los fieles y clausurar la Capilla.

Nadie pone en duda el celo de Monseñor por guardar integra la Ley Canónica, pero para cumplirla exactamente debe ser vista y entendida en su totalidad, como lo que es; un Código:

Canon 897: El sacramento más augusto, en el que se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cristo Nuestro Señor, es la santísima Eucaristía, por la que la Iglesia vive y crece continuamente. El Sacrificio eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor, en el cual se perpetúa a lo largo de los siglos el Sacrificio de la cruz, es el culmen y la fuente de todo el culto y de toda la vida cristiana, por el que se significa y realiza la unidad del pueblo de Dios y se lleva a término la edificación del cuerpo de Cristo. Así pues los demás sacramentos y todas las obras eclesiásticas de apostolado se unen estrechamente a la santísima Eucaristía y a ella se ordenan.

Canon 898: Tributen los fieles la máxima veneración a la santísima Eucaristía, tomando parte activa en la celebración del Sacrificio augustísimo, recibiendo este sacramento frecuentemente y con mucha devoción, y dándole culto con suma adoración; los pastores de almas, al exponer la doctrina sobre este sacramento, inculquen diligentemente a los fieles esta obligación.


Nosotros humildemente nos preguntamos ¿Es posible que una formalidad jurídica de simplísima solución baste para apagar la luz continua que brilla junto al Sagrario? Considerando las disculpas pedidas por el Padre Garrido ¿No sería una actitud más cristiana conceder el permiso y amonestar paternalmente al párroco por su falta?


Por ese universo paralelo que conocemos como "blogósfera católica" ya se está proponiendo un acto de desagravio personal y colectivo ante el Santísimo este fin de semana. Según las posibilidades de cada quien, el rezo de un Rosario o de alguna oración, o simplemente una sentida y amorosa genuflexión al Dios del Amor.


Y esperemos que pronto vuelva Jesús a reinar desde ese humilde Oratorio y vuelvan a la brevedad los fieles a poder doblar la rodilla ante Ese que es el único que lo merece.

3 comentarios:

  1. Esto pasa cuando se acentua solo lo institucional de la Iglesia. La Iglesia Católica no es solo una institucion

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS POR COMPRENDER EL SENTIR DE NOSOTROS LOS ADORADORES DE ARGENTINA QUE QUEDAMOS FRENTE A UN SAGRARIO VACIO,NO COMPRENDO CUAL ES LA FORMALIDAD QUE FALTO PERO SI SE LA PENA QUE SIENTE MI CORAZON DE QUE YA NO ESTAREMOS REZANDO JUNTOS MI MARIDO Y YO AL REY VIVO PRESENTE EN EL SANTISIMO SACRAMENTO POR UN PASTOR CON FALTA DE FE.JESUS AUMENTA LA FE EN TU REBAÑO.NOS UNIMOS AL DESAGRAVIO QUE PROPONEN Y QUE SE ENTERE EL MUNDO ENTERO QUE NO NOS DEJAN ADORAR A JESUS.

    ResponderEliminar
  3. Queridísimo Padre MIGUEL, me acerco por este medio para asegurarte mi oración, y acompañarte en este nuevo dolor, tengo seguridad en Jesús que fuiste llamado para algo grande. Un fuerte abrazo y mi cariño renovado en este dolor que seguramente te acerca a la santidad. Vicky -Lules

    ResponderEliminar