Archivos del blog

jueves, 16 de junio de 2011

Entrevista con Mons. Pablo Colino, director del coro de la Orquesta Filarmónica de Roma

Mons. Pablo Colino Maestro Colino, ¿por qué la música sacra y la litúrgica están en crisis?
Todo se ha precipitado después del Concilio Vaticano II, con esa superficial oleada de pseudorenovación que ha hecho tanto daño en casi todas nuestras iglesias. Basta asistir a cualquier celebración litúrgica, para sentir guitarras horribles, pianolas ensordecedoras y coros superficiales. Todos dirigidos de maestros pocos preparados. Aunque hay excepciones alentadoras que, se cree, podrían bien esperarse en el futuro.


¿Podría dar un ejemplo?
Recientemente, en Terni se desarrolló un interesante congreso sobre la música sacra. y, para esa ocasión, se han presentado muchas corales juveniles y muchos grupos de artistas especializados en música litúrgica. Ha sido bello e interesante escucharlos. Y también alentador.


¿Pero hay una “receta” para revivir la música sacra?
Tenemos que volver a un estudio serio, riguroso y apasionado en las scholae cantorum, en los conservatorios y, quizás, en las escuelas. La música sacra es patrimonio universal, una forma de arte entre las más altas y inmortales. E Italia está llena de ellos, habiendo dado a luz a los más grandes autores de la música litúrgica.


¿Y cuales deberían ser los programas en estas escuelas?
Es de fundamental importancia volver a difundir el conocimiento directo del canto gregoriano y, paralelamente, mejorar la preparación de los músicos, directores de orquesta y corales. No se va a ninguna parte sin rigor didáctico y sin el conocimiento del gregoriano, la madre de la música sacra, pero me atrevo a decir que de toda la música, incluso la contemporánea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario