Archivos del blog

lunes, 13 de junio de 2011

Carta de despedida a los Sacerdotes Antonio Martínez Racionero y Ricardo Latorre Cañizares

“Padre Santo…conságralos en la Verdad”

Jn. 17, 11.17

“Sé víctima y sacerdote de Dios…, haz de tu corazón un altar, y puesta tu confianza en Dios,

entrega tu cuerpo al sacrificio… Así, tu cuerpo será tu hostia”

San Pedro Crisólogo

 

******************

 

Através de estas líneas, un grupo de sacerdotes de la diócesis de Santa Rosa, La Pampa, queremos manifestar nuestro más sincero agradecimiento al P. Antonio Martínez Racionero y al P. Ricardo Latorre Cañizares, del Instituto secular Servi Trinitatis, por el ministerio sacerdotal desempeñado tan abnegadamente en nuestra diócesis y que lamentablemente ahora llega a su fin.

Asimismo, queremos expresarles ―como lo hicimos en su momento― nuestra cercanía espiritual y comunión sacerdotal, particularmente en relación a la causa armada por la que tuvieron que pasar.

Nos avergüenza y duele especialmente saber que la injusta acusación de la que fueron víctimas, se vio agravada por alguna participación y por algunos silencios cobardes desde dentro de nuestra Santa Iglesia Católica: sacerdotes y laicos que no pusieron su lengua y sus obras en defensa de la inocencia de ambos sacerdotes, que en definitiva lo era en defensa de Aquel que dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Para esto he nacido y he venido al mundo, para dar testimonio de la Verdad”(Jn. 14, 6; 18, 37).

Queridos Padres Antonio y Ricardo: consideramos que puedan irse con un sabor amargo. Pero sabemos también que todo es providencia, y si el Señor permitió esta dura prueba, sin dudas fue la “poda” del Divino Viñador para con el sarmiento que da frutos, para que dé más todavía, y así sacar bienes mayores en sus almas y en las de tantos pampeanos, que siempre los recordarán por sus años de fidelidad sacerdotal, cuya fecundidad ha marcado fuertemente a nuestro pueblo para que en Cristo tenga vida eterna.

La dedicación diaria al sacramento de la confesión y a la dirección espiritual, la disponibilidad y prontitud en el servicio a los demás, el consejo y la palabra predicada “oportuna e inoportunamente” (2 Tim. 4, 2), el celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas, han sido ―para la Iglesia Catedral y la diócesis toda― un ejemplo preclaro de aquel sacerdocio fiel, que a ejemplo del Buen Pastor da la vida por su rebaño.

Gracias por todo. Que el Señor los colme de gracia y la Virgen Madre los cubra con su manto amoroso.

Nos encontraremos diariamente en el Altar.

Un fuerte abrazo sacerdotal y ¡hasta siempre!

La Pampa, Argentina. Junio de 2011. Mes del Sagrado Corazón de Jesús.

 

 

P. Alejandro Piszczek;

R. P. Anselmo Gáspari;

Fr. Benito de la Madre de Dios;

P. Carlos Musa;

P. Claudio Almeyra;

R. P. Damián Carpano;

P. Gustavo Caro;

Fr. Gustavo Mariucci;

P. Héctor Cuchietti;

P. Hugo Pernini;

P. Jorge L. Hidalgo;

Fr. José Miguel Padilla;

P. Luis E. Murri;

P. Mariano C. Cestac;

P. Ruben H. Cabrera;

P. Tadeo Mastej.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario