Archivos del blog

sábado, 14 de mayo de 2011

Santa Misa en La Plata

Tercer Domingo después de Pascua

Captura

Se los invita a oír la Santa Misa celebrada según la forma extraordinaria del Rito Latino, el próximo Domingo 15 de Mayo en:

 

  • LA PLATA: Santuario de la Medalla Milagrosa, ubicada en calle 75 entre 6 y 7, Ciudad de La Plata. Todos los Domingos a las 12 horas.
  • CORDOBA: Capilla de la Santísima Trinidad, ubicada junto a la estación de colectivos. Todos los Domingos a las 11 horas. Organiza Una Voce y celebra el R. P. Rafael Rossi OP.
  • MAR DEL PLATA: Capilla Stella Maris, Base Naval de Mar del Plata. Rezada por el RP Capellan Jorge Rotella. Consultar horario a José Luis Ventrice
  • SANTA FE: Convento Santo Domingo, ubicado entre las calles 9 de Julio y 3 de Febrero, centro histórico de Santa Fe de la Vera Cruz. Todos los Domingos 11,15 horas. Celebra el Fray Marco Antonio Foschiatti 

 

Propio del día para imprimir

_____________________________________________________________

 

La Iglesia nada en la alegría, porque Jesús ha resucitado y nos ha devuelto la libertad; lanza gritos de júbilo y canta alabanzas al Señor.

Todavía un poquito y no me veréis, había dicho Jesús en el Cenáculo, y lloraréis y gemiréis; un poquito de tiempo después me volveréis a ver y gozarse ha vuestro corazón.

Los Apóstoles, al volver a ver a Cristo sintieron este gozo de que rebosa todavía la liturgia pascual; y, como Pascua es figura de la Pascua eterna, este mismo gozo es también el que sentirá la Iglesia cuando, después de haber parido en el dolor las almas a Dios, torne a ver a Jesús, su Esposo, triunfante en el cielo. “Él mudará entonces nuestra aflicción en júbilo, júbilo que nadie nos podrá arrebatar”, porque la Iglesia somos todos y cada uno de nosotros.

Por eso, el Príncipe de los Apóstoles y cabeza visible de ese gigantesco organismo declara en la Epístola que no somos en este mundo, sino forasteros y peregrinos, y nos da normas que es preciso observar, si “los que hacemos profesión de cristianismo queremos desechar todo lo que deshonra a ese nombre y obra conforme a lo que él significa”, siendo por lo mismo como otros Cristos, e imitando en lo posible las costumbres divinas.

Comamos la pascua del Señor, a fin de que ese alimento de nuestras almas proteja también a nuestros cuerpos, y que apagando en nosotros el ardor de los deseos rastreros, nos haga amar los bienes celestiales. Día vendrá, y no muy lejano, en que se acabarán nuestras tristezas. Entonces se nos pagará con creces lo poquito que por Dios hubiéramos hecho y padecido en la vida.

 

El párroco aplica hoy la misa por sus feligreses.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario