Archivos del blog

viernes, 27 de mayo de 2011

Santa Misa Tradicional

Quinto Domingo después de Pascua

5to domingo despues de pascua

 

La Iglesia continúa cantando a Cristo resucitado, y nos exhorta en esta semana de Rogativas, a unirnos a su oración. Libres del pecado por virtud de su preciosa sangre, es menester escuchemos y pongamos por obra la ley perfecta de la libertad contenida en su Evangelio (Ep.). Para eso, pidamos a Dios, por los méritos de Jesús (Ev.), a Dios de quien todo bien procede (Or.), que nos de a participar, por su gracia, de la vida nueva de Jesús.

La oración es tan necesaria al hombre y al cristiano como lo es el agua al pez. “El que ora se salva, el que no ora se condena”, dice San Alfonso María de Ligorio y con él lo repiten a coro todos los santos Padres y Doctores. Tal es la necesidad, tal la eficacia de la oración cuando reúne las cuatro condiciones de atención, humildad, confianza y perseverancia.

Y se comprende fácilmente que así sea; pues el hombre nada puede por sí solo y abandonado a sus propias fuerzas en orden a conseguir la vida eterna. Dios, por otra parte, ha empeñado su palabra. Dios es fiel, y su palabra de vida eterna no falla, no puede fallar, antes pasará el cielo y la tierra. Lo cual es para infundir confianza, y más sabiendo que “el Padre nos ama, porque hemos amado a Jesús”.

Pero la oración es infalible y consigue sus deseados efectos cuando pedimos bienes espirituales para nosotros mismos, no tanto cuando los pedimos para otros, pudiendo ellos oponer impedimento. Ni tampoco se logran siempre de Dios los bienes temporales que pedimos, porque, como quiera que “no sabemos orar cual conviene”, a veces, y sin percatarnos de ello, pedimos cosas contra nuestra salvación (San Agustín), pedimos lo que nos parece un alimento, y es un veneno; pedimos aniñados, lo que creemos ser una preciosa joya, porque reluce, y es un carbón ardiendo; y Dios, precisamente, porque nos quiere, no nos lo da, como no pone una madre en manos de su niño un arma blanca, ni un arma de fuego, por más que el niño se empeñe en ello. Otras veces sucede que Dios quiere darnos lo que le pedimos, pero tarda, para que reconozcamos nuestra nada y adquiramos mayor mérito en la demanda; y si Dios no nos da lo que le pedimos, nos da otras cosas que no le pedimos y que son de mayor precio (Homilía de Maitines).

Estos días vamos a empezar las grandes Rogativas, son días de Letanías, o sea, de oración más intensa y fervorosa (Letanía, en griego, quiere decir oración). Escribamos estos tres días que vienen cartas a nuestro Padre celestial para que Jesús las lleve el día de su Ascensión, como universal medianero que es de todos los hombres. Muchos afectos, muchas peticiones le podemos poner en esas cartas que nuestro Padre las leerá con sumo agrado, al pensar que les vienen de sus hijos carísimos que tiene acá en la tierra, cuanto más si las peticiones van en nombre de Jesús, como lo hace siempre la Iglesia en todas las oraciones de su sagrada liturgia, pues nada le pide sino Per Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium suum.

_____________________________________________________________

 

Se los invita a oír la Santa Misa celebrada según la forma extraordinaria del Rito Latino, el próximo Domingo 29 de Mayo en:

 

  • LA PLATA: Santuario de la Medalla Milagrosa, ubicada en calle 75 entre 6 y 7, Ciudad de La Plata. Todos los Domingos a las 12 horas. Celebra el Padre Brian Moore.
  • CORDOBA: Capilla de la Santísima Trinidad, ubicada junto a la estación de colectivos. Todos los Domingos a las 10 horas. Organiza Una Voce y celebra el Fray Rafael Rossi OP.
  • MAR DEL PLATA: Capilla Stella Maris, Base Naval de Mar del Plata. Rezada por el R.P. Capellan Jorge Rotella, todos los Domingos a las 17 horas.
  • SANTA FE: Convento Santo Domingo, ubicado entre las calles 9 de Julio y 3 de Febrero, centro histórico de Santa Fe de la Vera Cruz. Todos los Domingos 11,15 horas. Celebra Fray Marco Antonio Foschiatti.

_____________________________________________________________

Recursos para la Santa Misa del día

 

Propio para imprimir

 

Epístola

Partitura de la Epístola

 

Evangelio

Partitura del Evangelio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario