Archivos del blog

lunes, 22 de marzo de 2010

Primer Domingo de Pasión

Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joanem. Jn 8, 46-59.

In illo témpore: Dicebat Jesus turbis Judaeorum: Quis ex vobis arguet me de peccato? Si veritatem dico vobis, quare non creditis mihi? Qui ex Deos est, verba Dei audit. Propterea vos non auditis, quia ex Deo non estis. Responderunt ergo Judaei, et dixerunt ei: None bene dicimus nos, quia Samaritanus es tu, et daemonium habes? Respondit Jesus: Ego daemonium non habeo: sed honorifico Patrem meum, et vos inhhonorastis me. Ego autem non quaero gloriam meam: est qui quaerat, et judicet. Amen, amen dico vobis: si quis sermonem meum servaverit, mortem non videbit in aeternum. Dixerunt ergo Judaei: Nunc cognovimus quia daemonium habes. Abrham mortuus est, et prophetae; et tu dicis: Si quis sermonem meum servaverit, non gustabit mortem in aeternum. Numquid tu major es patre nostro Abraham, qui mortuus est? et prophetae mortui sunt. Quem teipsum facis? Respondit Jesus: si ego glorifico meipsum, gloria mea nihil est: est Pater meus, qui glorificat me, quem vos dicitis quia Deus vesterest, et non cognovistis eum: ego autem novi eum: et si dixero, quia non scio eum, ero similis vobis, mendax. Sed scio eum, et sermonem ejus servo. Abraham pater vester exsultavit, ut videret diem meum: vidiit. et gavius est. Dixerunt ergo Judaei ad eum: Quinquaginta annos nondum habes, et Abraham vidisti? Dixit eis Jesus: amen, amen dico vobis, antequam Abraham fieret, ego sum. Tulerunt ergo lapides, ut jacerent in eum; Jesus autem abscondit se, et exivit de templo.


Continuación del Santo Evangelio según San Juan ( Jn 8, 46-59) -

En aquel tiempo, dijo Jesús a las turbas de los judíos: "¿Quién de vosotros me con- vencerá. de pecado? ¿Si os digo la verdad, por qué no me creéis? El que es de Dios, oye las palabras de Dios. Por eso, vosotros no las oís, porque no sois de Dios". Los judíos respondieron: "¿No decimos bien que eres un samaritano, y que estás endemoniado?" Jesús respondió: "Yo no estoy poseído del demonio, sino que honro a mi Padre, y vosotros me habéis deshonrado a mí. Pero yo no busco mi gloria: hay quien la promueva y la vindique. En verdad, en verdad, os digo que quien observare mi doctrina, no morirá. jamás." Los judíos le dijeron: "Ahora conocemos que estás poseído de algún demonio. Abrahán murió, y los profetas, y tú dices: 'Quien observare mi doctrina no morirá. eternamente'. Por ventura, ¿eres mayor que nuestro padre Abrahám, el cual murió, que los profetas, que también murieron? Tú, ¿por quién te tienes?" Jesús les respondió: "Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada vale; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios, y no le conocéis; mientras que yo le conozco. y si dijese que no le conozco, sería tan mentiroso como vosotros. Mas, le conozco, y observo sus palabras. Abrahán, vuestro Padre, deseó con ansia ver mi día. Lo vió, y gozó mucho". Y los judíos le dijeron: "¿Aun no tienes cincuenta años, y has visto a Abrahán?" Jesús les dijo: "En verdad, en verdad os digo, que antes que Abrahán fuera criado, existo yo." Tomaron entonces piedras para lanzárselas, mas, Jesús, se escondió, y salió del templo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario