Archivos del blog

lunes, 1 de febrero de 2010

¿Qué ofrece nuestra sociedad a los adolescentes y a los jóvenes?

.
Cardenal Sistach: «Hoy los niños y adolescentes sufren un analfabetismo de cultura religiosa»
En su última carta dominical, S.E.R el Cardenal Arzobispo de Barcelona, don Lluís Martínez Sistach ha recordado que los padres en el país tienen derecho a pedir la clase de religión católica para sus hijos, especialmente ante el creciente «analfabetismo religioso». «Esta clase», asegura el prelado catalán, «tiene mucha importancia para la educación, porque la educación que ofrece la escuela ha de ser integral y, por tanto, ha de tener presente la dimensión religiosa y trascendente de la persona humana». «Estamos creados a ‘imagen y semejanza de Dios’ y Dios, que es eterno, ha sembrado en cada persona humana la semilla de la eternidad y, por tanto, de la trascendencia», agregó.


* * *


El cardenal recordó que al formalizar el acto de matricular a un hijo en la escuela, "los padres católicos han de pedir la clase de religión. Esto es coherente con su fe. La escuela ha de ser como la continuación de la familia y es lógico que los padres católicos deseen que en la escuela sus hijos tengan clase de religión".

"Hoy los niños y adolescentes sufren un analfabetismo de cultura religiosa, y eso incide en su nivel de cultura general más bien bajo", dijo el cardenal para explicar que "la clase de religión contribuye a que los alumnos puedan comprender muchísimos contenidos de nuestra historia y de nuestra cultura, que están tejidos de contenidos cristianos".

Al respecto, el purpurado preguntó: "¿Qué ofrece nuestra sociedad a los adolescentes y a los jóvenes? ¿Qué valores serios y auténticos presiden su formación y educación?"

"La clase de religión y de moral católicas son unos buenos medios para ofrecer conocimientos y valores espirituales que son indispensables para conseguir una auténtica y rica educación integral de la persona humana", respondió.

Ante el aumento del indiferentismo ante el hecho religioso, el cardenal sugirió que "los padres que no deseen ninguna formación religiosa para sus hijos o la escuela que no la facilita pueden preguntarse si la atracción de la juventud hacia las sectas y los fundamentalismos no es una consecuencia de haber ocultado algo tan normal y humano como la experiencia religiosa seria", y concluyó asegurando que "no podemos olvidar que todos tenemos una dimensión religiosa y trascendente".

Fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=5424

No hay comentarios.:

Publicar un comentario