Archivos del blog

jueves, 24 de mayo de 2012

+ Domingo de Pentecostés +

. .
Celebraremos el próximo domingo  la Santísima Fiesta de Pentecostés. La Santa Madre Iglesia, a lo largo de los siglos, ha celebrado esta solemnidad, como una Segunda Pascua. Sin embargo, el Misterio de este día, parece no haber tenido el alcance y la repercusión social, como el que tiene la Navidad en primer lugar, y la Pascua después.El común de los cristianos, seguramente no recuerdan el sentido de esta Fiesta.
.
El libro de los Actos o Hechos de los Apóstoles, nos narra con majestuosa sencillez la Venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico y los primeros cristianos, cincuenta días después de la Resurrección del Salvador. "Et repleti sunt omnes Spiritu Sancto" (Ac 2, 4) A la vista de todos, la tercera persona de la Trinidad, se manifiesta en forma de llamas de fuego que se posan sobre cada uno de ellos. Este milagro, es el signo externo de lo que sucedía en sus almas. El mismo Dios, los convierte en sus templos vivientes.
.
Inmediatamente, el Espíritu Santo, los impulsa a predicar. Prodigiosamente, hasta los extranjeros pueden comprender sus palabras, que llenos de asombro, tratan de interpretar este signo. Es así que el Apóstol Pedro alza su voz, para explicar lo sucedido a la luz de las Escrituras.
.
La Iglesia ha reconocido el inicio de su existencia, en este acontecimiento extraordinario. Tres aspectos, que son característicos de la Iglesia, se observan claramente en el texto. La reunión todos en un mismo lugar, que no es ni más ni menos que la Asamblea o Eclessia; la vocación misionera, reflejada en aquel impulso que lleva a los primeros cristianos a predicar; y la autoridad apostólica, manifestada en el discurso de San Pedro.
.
En Pentecostés, la Iglesia, se muestra a la humanidad entera, y le reclama por boca de San Pedro, sus derechos de Madre y Maestra de los Pueblos. Será ella la única portadora y depositaria del Mensaje de salvación. Fiel al mandato de su Divino Esposo, a lo largo de los siglos, la Iglesia vive un "Eterno Pentecostés". Desde los viajes de San Pablo, pasando por los escritos de San Agustín y Santo Tomás, la Evangelización de América, hasta el Magisterio de los Pontífices, todo ha tenido como fin hacer partícipes de la Redención de Cristo a toda la Humanidad.
.
Esta labor Misionera, sin embargo, no es obra humana, sino de Dios. Es el Espíritu Santo que impulsa a la Iglesia y la hace fecunda. Así como, por obra del Espíritu Santo, el Redentor vino al mundo por medio de Santa María; todas las naciones conocerán a Jesucristo por medio de la Iglesia, que como la Virgen, es Templo del Espíritu Santo.
.
Renovemos pues en esta Fiesta de Pentecostés, nuestro amor por la Santa Iglesia, nuestra Madre. Por medio de ella hemos conocido a Jesucristo. Ella, otorgándonos la gracia bautismal, nos abrió las puertas del Cielo. Por ella, permanecemos firmes en la Verdadera Fe. Es el mismo Cristo, presente en ella por el Espíritu Santo, quien nos guía en la persona del Papa y de los obispos en comunión con él.
.
Es este un día de profunda Acción de Gracias a la Trinidad Santísima, por habernos otorgado la gracia de ser hijos de la Santa Iglesia Católica.
.
¡Veni Sancte Spiritus!
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

2 comentarios:

  1. Esta no es más que una demostración del eterno Pentecostés del que goza la Iglesia.
    Un saludo desde Colombia para todos los miembros, especialmente en este tiempo, que nos transporta a los inicios de esta gran lucha de la que hacemos parte.
    Que el Espíritu Santo reparta sus dones segun nuestras necesidades y fines, armas que nos serán de gran ayuda, sobre todo en la grande y dificil misión de Juventutem.

    Unidos en oración

    Elvis

    ResponderEliminar
  2. Estimado Amigo:
    Muchas gracias por tus palabras. Te rogamos, te unas a nosotros en la oración por las intenciones de Juventutem Argentina.

    ResponderEliminar