Archivos del blog

sábado, 2 de febrero de 2008

+ Primer domingo en honor de San José +

..
A los lectores de esta página, les pedimos que se unan a nosotros en esta práctica de piedad de los 7 domingos en honor de San José, contemplando los misterios de su vida. Tengan a bien rezar al Santo Patriarca por las intenciones del Capítulo Argentino de Juventutem. Dios bendiga vuestra caridad para con nosotros.
.
Por la Señal de la Santa Cruz...
.
Primer dolor y gozo: Mateo 1, 18-24
.
"El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: -«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".» Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer. "
.
Glorioso San José, esposo de María Santísima: Como fue gande la angustia y el dolor de tu corazón, en la duda de abandonar a tu purísima Esposa, así fue inmensa la alegría cuando te fue revelado por el Angel el soberano misterio de la Redendión.
.
Por este dolor y gozo, te rogamos nos consueles en las angustias de nuestra última hora y nos concedas una santa muerte, después de haber vivido una vida semejante a la tuya junto a Jesús y María.
.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria
.
V. Ruega opor nosotros San José
.
R.Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo
.
Oración: Señor Dios, que por tu inefable providencia te dignaste elegir a San José, por esposo de tu Santísima Madre, te suplicamos nos concedas tener en el cielo como intercesor al que veneramos en la tierra como protector. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
.
Un ejemplo de la intercesión de San José: Sucedió en Shangai en 1934. El abogado Lo Pa Hong, cristiano ferviente y padre de nueve hijos, vuelve a su casa. Es casi de noche. Ve a un chino acostado en el suelo. ¿Borracho? No El pobre hombre se desplomó agotado, abandonado. Lo Pa Hong llama a un coolí para trasladarlo al hospital más próximo. ¡Allí, rechazo! Después de eso, el coolí deja su carga y desaparece. Entonces el buen samaritano carga al enfermo sobre sus hombros y lo lleva a s casa… Allí, lo cuidará y lo sanará.
.
Esa noche, Lo Pa Hong no podrá dormir. Un pensamiento le obsesiona. ¡Si pudiera construir un hospital de unas cuarenta camas, algunos pobres enfermos podrían sanar! Conoce un cementerio abandonado que actualmente sirve para depurar aguas residuales. Entonces, compra el terreno. El consejo municipal se muestra generoso cediéndole las piedras de un muro de la ciudad. Apenas Lo Pa Hong comenzó la primera construcción debe interrumpir las obras por falta de dinero. No le quedan más que 80 $. ¿Qué hacer? Compra una estatua de San José y la coloca en el medio del terreno. Luego se dirige al gran Santo: “Querido San José, si quieres que se levante una casa de caridad y misericordia, ¡Ayúdame, no tengo nada más!
.
Y se pone a pedir. ¿Encontrará manos y corazones abiertos?... ¡Ciertamente se diría que San José le acompaña! Lo Pa Hong recibe tanto dinero que puede acabar su primera construcción. ¡Más aún! Construye otros 16 grandes edificios, entre ellos varios hospitales, un orfanato para niños abandonados, un hogar para albergar a las mujeres perdidas; un centro para ciegos, otro para inválidos, una escuela profesional para jovencitas; una escuela de artes y oficios. Luego 33 iglesias o capillas para la región. Todo esto se transformó en una pequeña ciudad, obra de Caritas…
En cinco meses, Lo Pa Hong bautizó doscientas personas entre ellas algunos condenados a muerte, bautizados justo antes de la ejecución.
.
Lo Pa Hong habló, pidió rezó y se sacrificó hasta el 30 de diciembre de 1937. A los 64 años, murió mártir de la caridad. Dos hombres a sueldo le asesinaron.
¡un santo de nuestro tiempo! San José le permitió realizar una obra de caridad sin igual. No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos (Jn 15,13) Tomado del libro "Id a José"Editorial Tradition Monastiques, Abadía de San José de Calirval.
.
San José, nuestro Padre y Señor: bendice a todos tus hijos de la Santa Iglesia de Dios.
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
nichanguiridlian@hotmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario