Archivos del blog

viernes, 2 de noviembre de 2007

+Requiem Aeternam dona eis Domine+

.
Los siguientes párrafos pertenecen al libro "Explicación de la Santa Misa", del Padre Martín de Cochem.
.
.
"No podemos formarnos una idea de la intensidad de las llamas del Purgatorio y de lo mucho que allí sufren las almas. Sólo la experiencia nos lo hará saber.
.
Hay varios medios eficaces para acudir en ayuda y aliviar, y aún libertar a esas almas desoladas; pero de todos el más eficaz, el más saludable es el santo Sacrificio de la Misa, como lo afirma la Iglesia por medio del Concilio de Trento: Las almas del Purgatorio son socorridas por los sufragios de los fieles; pero, sobre todo, por el precioso Sacrificio del altar.
.
Doscientos años antes, el Doctor angélico había enseñado la misma doctrina: Este sacrificio, dice, es el mejor medio para libertar prontamente a las benditas almas del Purgatorio.
.
¿Qué decir de nuestra oración tan tibia, tan fría? Unámosla, pues, en la Misa, a la oración de Jesús y a la del sacerdote, que servirá de brisa refrigerante para las pobrecitas almas que moran en aquel valle desolador.
.
¿Quien es aquel no tiene a un padre o a una madre, una hermana o un hermano, un amigo o un bienhechor que hay muerto?¿Será posible que no tomemos una firme resolución de socorrer a esas almas? Algunas personas piadosas tienen la devoción de ofrecer el Santo Sacrificio por el alma más olvidada y que más tiempo tenga que permanecer en el Purgatorio. Otras personas lo ofrecen por el alma más devota de la Santísima Virgen; además del bien que hacen a esa alma ya podeis considerar cuan agradable será a la Madre de Dios este obsequio.
.
Si tuvieseis delante un pobre que, además de muchos dolores, sufriese hambre y sed, ¿acaso no lo socorreriais? Pues estad convencidos que estas almas sufren más que todas las penas que podamos imaginarnos; y sólo teniendo un corazón de piedra es posible que no nos dediquemos a socorrerlas. Ofrezcamos ayunos, penitencias, mortificaciones, oraciones, jaculatorias y, en fin, la Santa Misa, por esas pobrecitas almas del Purgatorio; y además de la caridad que les hagamos, serán otros tantos méritos que habremos atesorado para nosotros mismos, y cuya recompensa recibiremos después de nuestra muerte."
.
.
+Et lux pertetua luceat eis+

No hay comentarios.:

Publicar un comentario