Archivos del blog

sábado, 10 de noviembre de 2007

Ars et Fides

.
Arte y fe de la mano van, no es una novedad para nadie. Este es uno de los tantos regalos de Dios al hombre, es una de los vehículos que ayudan al hombre a trascender y al encuentro con Dios. Es una invitación y una causa que impulsa al hombre a levantar el corazón hacia Aquel y dejar las cosas vanas de lado. Me viene a la mente el Prefacio de la Misa, cantado es mas lindo.
.
Todos hemos contemplado con amor, admiración, dolor e incluso temor (santo Temor) alguna imagen de San Miguel, de la Virgen Dolorosa o del Ángel de la guarda, y nos hemos apretado contra el respaldo de un banco de iglesia escuchando grandes obras de la música sacra, algún Stabat Mater, Vesperes, los Oficios de Tinieblas o Misa de Requiem. Y en esto quiero detenerme: la Misa de difuntos.

.

El Santo Sacrificio renovado especialmente por los difuntos. El altar sin flores y con ornamentos negros, igual que el Sacerdote invitan al luto y a la congoja. El introito “Requiem aeternam dona eis Domine” es terminante, el dolor por la ausencia de nuestros queridos difuntos es mitigado con la frase “Lux perpetua luceat eis”. Sigue el acto penitencial con la aclamación “Kyrie Eleison, Christe eleison, Kyrie eleison” que da lugar a la terrible Sequentia de la Misa. Un himno extenso, en el que se mezclan imágenes grandiosas: el Juez sentado en su Trono, los justos a su derecha y los malditos a su izquierda, la misericordia de Dios sobre todas las cosas y la súplica del “narrador” por su alma. La transcribo a continuación, realmente no tiene un solo párrafo de desperdicio:
.

Texto original en latín
.
Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla !
Quantus tremor est futurus,
quando judex est venturus,
cuncta stricte discussurus !
Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
judicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus judicetur.
Judex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus ?
Quem patronum rogaturus,
cum vix justus sit securus ?
.
Rex tremendæ majestatis,
qui salvandos salvas gratis,
salva me, fons pietatis.
Recordare, Jesu pie,
quod sum causa tuæ viæ ;
ne me perdas illa die.
Quærens me, sedisti lassus,
redemisti crucem passus,
tantus labor non sit cassus.
Juste Judex ultionis,
donum fac remissionis
ante diem rationis.
Ingemisco, tamquam reus,
culpa rubet vultus meus,
supplicanti parce Deus.
Qui Mariam absolvisti,
et latronem exaudisti,
mihi quoque spem dedisti.
Preces meæ non sunt dignæ,
sed tu bonus fac benigne,
ne perenni cremer igne.
.
Inter oves locum præsta,
et ab hædis me sequestra,
statuens in parte dextra.
Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
judicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.
Pie Jesu Domine,
dona eis requiem.
Amen.

.
Traducción
.
Día de la ira; día aquel
en que los siglos se reduzcan a cenizas;
como testigos el rey David y la Sibila.
¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!
La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos
reunirá a todos los hombres ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando ni los justos estén seguros?
Rey de tremenda majestad
tú que, al salvar, lo haces gratuitamente,
sálvame, fuente de piedad.
Acuérdate, piadoso Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.
Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste sufriendo en la cruz
no sean vanos tantos trabajos.
.
Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.
Grito, como un reo;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, señor, a este suplicante.
Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste la súplica del ladrón,
me diste a mí también esperanza.
Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.
Colócame entre tu rebaño
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.
Tras confundir a los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel día
en que resucitará, del polvo
para el jucio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.
Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso.
.
Amén.

.
.
Luego siguen el Ofertorio, Sanctus, Benedictus, Agnus Dei y Communio, en los cuales no voy a detenerme por razones de extensión y porque son harto conocidos por todos.
.
Muchos grandes compositores han puesto música a la Misa de Difuntos, como M. Duruflé, G. Faure, Cherubini, G. Verdi y sobre todo W.A. Mozart. Asi pues, tengo el agrado de invitarlos a escuchar la Misa de Difuntos de Mozart este sábado en el auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires a las 19 HS y el miércoles próximo en la Basílica del Santísimo Rosario y Convento Santo Domingo (avda Belgrano y Defensa). El horario exactos no lo sé, sepan disculparme. Dejo el teléfono de la Basílica para quien desee informarse: 4331-1668/4331-8860/4331-4202/4343-5009
.
Espero disfruten tanto como yo este monumento a la gloria de Dios y al descanso eterno de los difuntos y al regocijo del alma y los sentidos.
.
+Requiestat in Pace+


2 comentarios:

  1. Tuve algunos problemas para subir,disculpen la desprolijidad.:$

    ResponderEliminar
  2. Gabi, el otro día nos habíamos reunido en la casa de Isabel la Católica y justo les baje a la compu a través del shaffle todas las canciones de réquiem que había bajado de las Santas Misas en Oxford (en donde está a cargo nuestro buen amigo el Padre Gabriel Diaz).

    Al principio de cada parte de la liturgia se escucha un sonido semejante a la trompeta pero bastante más grave, que sale de un instrumentó muy particular, del que por cierto, estaría espectacular que ampliaras: La serpentina.

    Muy bueno el post, realmente comentaba con Ramón que juventutem argentina es un conjunto de gente muy particular ya que la mayoría somos artistas, toda gente sensible y creativa.

    Sin duda nos une el amor por la belleza que es un don que evidencia la presencia de Dios en nuestra forma de organizarnos. Me parecen todos gente súper valiosa y muy interesante a pesar de lo jóvenes que son. :-P

    En Cristo y María Santísima

    + Clara de Asís +

    ResponderEliminar