Archivos del blog

martes, 2 de octubre de 2012

+ Santos Ángeles Custodios +



La Iglesia nos dice que todo cristiano, desde el momento del Bautismo, se lo confía a su propio Ángel. El será durante toda la vida, el "celestial compañero" que velará por nuestra salvación.

Tan gran estima tiene Dios por nosotros, que ha puesto a nuestro lado para protegernos, un ser que nos supera en perfección y virtud. No podía ser de otro modo, cada cristiano es "alter Christus" (otro Cristo), en cada uno de nosotros, el Dios Padre reconoce a su propio Hijo. ¡ Que gran dignidad nos confiere el Bautismo! De este modo, como los Ángeles sirven y alaban a la Trinidad en el Cielo, de igual manera lo hacen junto a los Sagrarios y los Altares, donde reposa la Eucaristía.

Enseña el Catecismo Mayor de San Pío X:

¿Cuáles son los Ángeles custodios?
Los Ángeles Custodios son los que Dios a destinado para guardarnos y guiarnos por el camino dela salvación.

¿Cómo nos asiste el Ángel de nuestra Guarda?
El Ángel de nuestra Guarda: 1 nos asiste con buenas inspiraciones y, atrayéndonos a la memoria lo que hemos de hacer, nos va guiando por el camino del bien; 2 ofrece a Dios nuestras súplicas y nos obtiene sus gracias

¿En qué ha de consistir nuestro reconocimiento a los Ángeles de nuestra Guarda?
Nuestro reconocimiento a los Ángeles de nuestra Guarda ha de consistir en cuatro cosas: 1 en reverenciar su presencia y no contristarlos con ningún pecado, 2 en seguir con presteza los buenos sentimientos que por ellos despierta Dios en nuestros corazones; 3 en hacer nuestras oraciones con la mayor devoción para que ellos las acojan con agrado y las ofrezcan a Dios; 4 en invocarlos a menudo y con entera confianza en nuestras necesidades, particularmente en las tentaciones.

No olvidemos jamás que nuestro Ángel de la Guarda está a nuestro lado, y a la vez, está constantemente en la presencia de la Trinidad. Este pensamiento, nos ayudará a evitar el pecado.

Escribe San Josemaría Escrivá de Balaguer: "Ten confianza en tu Ángel Custodio. Trátalo como un entrañable amigo (lo es), y él sabrá hacerte mil servicios en los asuntos ordinarios de cada día."

Deberíamos encomendarnos a nuestro Ángel Custodio diariamente. Roguemosle por nuestras necesidades y confiemos en su piadosa protección. Demos gracias a Dios, por este fiel servidor, que vela por nosotros.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario