Archivos del blog

domingo, 7 de octubre de 2007

Fiesta de Nuestra Señora del Rosario


En 1571, los turcos se estaban apoderando de toda Europa y parecía que el Cristianismo iba a ser arrasado. Cuando todo parecía perdido, el Papa San Pío V organizó una cruzada del Rosario. Les pidió a los católicos de todo el mundo que rezaran el Rosario y que le pidieran a Nuestra Señora que los librara del desastre eminente. Cuando llegó el día de la gran batalla, los soldados cristianos fueron a la batalla con la espada en una mano y el Rosario en la otra. El pequeño ejército cristiano, superado en número, derrotó a la grandiosa Armada Turca, salvando así a la cristiandad. Así el 7 de Octubre de 1571 tuvo lugar en Lepanto una de las derrotas militares más grandes de la historia.

En aquel tiempo las noticias tardaban mucho en llegar y Lepanto quedaba muy lejos de Roma. Pero Pío V, que estaba tratando asuntos con unos cardenales, de pronto se asomó a la ventana, miró hacia el cielo, y les dijo emocionado: "Dediquémonos a darle gracias a Dios y a la Virgen Santísima, porque hemos conseguido la victoria". Varios días después llegó desde el lejano Golfo de Lepanto, la noticia del enorme triunfo. El Papa en acción de gracias mandó que cada año se celebre el 7 de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario y que en las letanías se colocara esta oración "María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros" .

La fiesta que hoy celebramos, fue instituída pues, para conmemorar la victoria de la armada católica, al mando de Juan de Austria, sobre los turcos, en las aguas de Lepanto. El Papa San Pío V, la atribuyó a la intercesión de Santa María, en su advocación del Rosario. Esta devoción había comenzado a ser muy popular desde el siglo XIV, y habría de alcanzar a la Iglesia de Dios señalados favores.

La Fiesta del Santísimo Rosario, o de Nuestra Señora del Rosario, como es conocida hoy, es sin duda la memoria litúrgica que "impregna" este mes con esta devoción. Esta idea vendrá a renovarse, a principios del siglo XX, el 13 de octubre de 1917, última de las apariciones de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

León XIII elevó el rito de esta fiesta a segunda clase y prescribió a toda la Iglesia el rezo del Santo Rosario en el mes de octubre. La reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, le asignó la categoría de Fiesta, con el título de Nuestra Señora del Rosario.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

3 comentarios:

  1. Nichán, interesante reflexión debe ser para los católicos cuando nos vemos desalentados por el orgullo llegar a meditar los grandes prodigios que da la devoción del Santo Rosario, tanto en la batalla física de Lepanto como en la batalla espiritual que fue el testimonio del Santo Padre Pío de Pietrelcina.
    Excelente trabajo como siempre, por cierto tal vez te paso a visitar por noviembre si Dios lo permite, porque mi mama irá de vacaciones a Mardel y yo me prendo.
    Saludos en Cristo y María Santísima

    ResponderEliminar
  2. Gracias Felisa!
    Esperemos no hacer "viajes cruzados", tengo planeado salir de Mar del Plata unos dias en noviembre.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. jajajaja... claro, lo planeaste todo para no tenerme que ver!! :-P
    No hay drama, igual yo quiero ir también para ver a una amiga muy buena llamada Claudia y conocer Mardel porque fui cuando era muy chiquita.
    Capas va también otra amiga, aunque no sé si le va a divertir ir conmigo porque a mí no me gusta meterme en el mar.
    Si, ya sé que suena rarísimo, pero el mar me gusta solo para verlo y leer un libro.
    Saludos en Cristo y María Santísima.

    ResponderEliminar