Archivos del blog

miércoles, 17 de octubre de 2012

+ Modos de rezar el Santo Rosario +

.

El Santo Rosario es una práctica de piedad para cuyo rezo no existe un modo fijo establecido o un formulario especial. A lo largo de los años, el pueblo fiel, le ha dado una estructura que varía según las costumbres locales. Se le añaden algunas oraciones, jaculatorias o incluso cantos. Esto es perfectamente lícito, y en muchos casos hasta recomendable.
.
Dice el Papa Juan Pablo II en la encíclica Rosarium Virginis Mariae, citando a Pablo VI: "Por su naturaleza el rezo del Rosario exige un ritmo tranquilo y un reflexivo remanso, que favorezca en quien ora la meditación de los misterios de la vida del Señor, vistos a través del corazón de Aquella que estuvo más cerca del Señor, y que desvelen su insondable riqueza"
.
Lo esencial en el Santo Rosario es la recitación del Padrenuestro, 10 Avemarías y el Gloria, acompañados de la meditación del misterio correspondiente. Los Misterios son 15, que habrían sido instituidos por María Santísima, según la tradición de la Iglesia. A los 15 misterios originales, el Beato Juan Pablo II, añadió 5 misterios optativos, que se podrían rezar durante todo el Año del Rosario (octubre 2002- octubre 2003). En muchos lugares, estos Misterios, llamados Luminosos, se han incorporado en forma casi definitiva al Santo Rosario. Sin embargo, siguen siendo optativos.
.
La tradición, ha asignado el rezo de partes del Rosario, en los distintos días de la semana. De tal modo, que cada día se rezaría un tercio (o un cuarto, si se incluyen los Misterios de Luz). A pesar de ello, nada impide alterar esta costumbre, recitando menos o más misterios, o incluso el Rosario completo cada día. De igual manera, pueden rezarse otros misterios aunque no correspondan al día de la semana asignado. Esto, ha de tenerse en cuenta, especialmente los días de Fiesta, para que el rezo del Rosario sea de algún modo acorde a la liturgia. Por ejemplo, si un año el día de Navidad correspondiese a un viernes, sería provechoso en vez de meditar los misterios de Dolor, meditar los de Gozo.
.
El rezo del Santo Rosario puede comenzarse persignándose o santiguándose. A continuación, puede decirse un acto de contrición o el Credo. Hay personas, que al principio del Rosario realizan la "Visita al Santísimo" y la comunión espiritual.
.En cuanto a la forma de rezar las oraciones del Santo Rosario, son muy variadas. Puede rezarse solo o en grupo. En este segundo caso, un fiel hace de guía: rezando la primera parte de las oraciones y el resto contesta, y a la inversa, esta es la forma más extendida. También puede rezarse en dos coros o todos a una voz.
.
Al final de cada misterio, pueden añadirse pequeñas oraciones o jaculatorias, e incluso cantos o estrofas de ellos. Todo dependerá de las circunstancias. Por ejemplo: si el Rosario se reza frente al Santísimo expuesto, será oportuno recitar una jaculatoria de alabanza a la Eucaristía; si se reza en sufragio de los difuntos, podría recitarse el Requiem aeternam... u otra oración semejante.
.
Otra costumbre digna de ser mencionada, y no muy extendida es la siguiente. Al recitar las avemarías puede incluirse una breve alusión al misterio meditado, llamada "fórmula del misterio" o "cláusula". Por ejemplo, estamos meditando el tercer misterio doloroso (Coronación de Espinas), recitamos "...bendito es el fruto de tu vientre, Jesús CORONADO DE ESPINAS. Santa María Madre..." Con respecto a esto dice el Directorio sobre piedad popular y liturgia de la Cong. para el Culto Divino:" La cláusula, que se adapta bien a la naturaleza repetitiva y meditativa del Rosario, consiste en una oración de relativo que sigue al nombre de Jesús y que recuerda el misterio enunciado. Una cláusula correcta, fija para cada decena, breve en su enunciado, fiel a la Escritura y a la Liturgia, puede resultar una valiosa ayuda para la recitación meditativa del santo Rosario."
.
Al terminar el ultimo Misterio, pueden rezarse tres Avemarías, la Salve , las letanías lauretanas, la oración a San José y cualquier otra oración. Estas últimas oraciones son libres, y también pueden adaptarse según los casos. Así, por ejemplo, los viernes de cuaresma, en vez de la Salve o las letanías de la Virgen, podrían recitarse las Oraciones a las cinco llagas, el Stabat Mater o alguna oración a la Virgen dolorosa.
.Al finalizar el Rosario, es el momento oportuno para rezar por las intenciones del Papa, para ganar las indulgencias. Sin embargo, para ganarlas, nada impide que se rece por el Pontífice reinante, en otro momento del día.
.
Sirvan estas consideraciones prácticas, para honrar mejor a María Santísima, Reina del Sacratísimo Rosario.
.
.
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
.

2 comentarios:

  1. Muy bueno Nichán, sobretodo porque el foro lo visita a veces gente que me conoce y que no entiende nada de Santos Rosarios ni Santas Misas extraordinarias.
    Es muy didáctico y claro. Gracias!
    Saludos en Cristo y María Santísima.

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente, luego de la Santa Misa, la oración más importante de la Cristiandad es el Santo Rosario.

    Es esencial e inseparable que promovamos el Rezo del Santo Rosario, si deseamos promover el Rezo de la Santa Misa. Son inseparables, y ambos, canonizados por Dominicos. ¿Casualidad?

    AMDG +

    Ramón López
    Juventutem de Argentina
    www.juventutem.com.ar
    ramon@juventutem.com.ar

    ResponderEliminar