Archivos del blog

martes, 23 de octubre de 2007

+ Ad Maiorem Dei Gloriam +

.


.
Quienes leén habitualmente este blog, probablemente habrán notado el "nicname" que elegí para firmar mis intervenciones: AMDG. Estas letras eran el lema de San Ignacio de Loyola, uno de los más grandes Santos que nos ha dado España, que en ellas sintetizaba todos sus anhelos como Servus Iesu (Siervo de Jesús)... AD MAIOREM DEI GLORIAM, es decir, "A Mayor Gloria de Dios".
.
Recientemente investigué sobre las obras de este santo, y sobre todo, el legado tradicional de los tiempos fundacionales de "La Compañía". En los próximos días publicaré recopilaciones de su espiritualidad, y la de algunos de los más destacados "Compañeros" de la edad de oro del Jesuitismo.
.
Para arrancar, dejaré dos materiales, uno para quien no tiene mucho tiempo y otro para reflexionar. El primero es la Autobiografía de San Ignacio, que es el testimonio más autorizado sobre la Batalla que libró a lo largo de toda su vida. El segundo es un interesante trabajo sobre la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo en Gloria y Majestad, con fuerte olor a la antigua Compañía. Según voces muy autorizadas, este tuvo una gran influencia en los cambios históricos de toda Iberoamérica. Basta que busquen sobre su autor, P. Manuel Lacunza (S.I.), para que reconozcan su valor.
.


.
- Autobiografía de San Ignacio de Loyola
.
- Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo en Gloria y Majestad
.
.
AMDG +

1 comentario:

  1. Macho... ya te lo he dicho, pero gracias. San Ignacio, al que todos han admirado en la Historia, ha sido uno de los grandes santos de la Cristiandad. Un hombre, creo yo, que ha marcado un antes y un después en nuestra Iglesia, como su contemporáneo, el también Santo Pio V.

    No se entiende Trento sin los jesuitas. No se entiende a la Compañía sin su total obediencia al Santo Padre, y no se entiende tampoco como pudo la Masonería, por poderoso que fuera el Conde Duque de Olivares, valído del Rey, expulsarlos de las Américas, y que comenzara así su triste decadencia... y resurgimiento con algunos chispazos potentes como Castellani o, más recientemente, José María Maruri.

    ResponderEliminar